domingo, octubre 09, 2011

Una despedida sentida, aunque con retraso

Todos los que seguíamos su blog sabíamos de las dificultades de salud del autor. Un blog y un autor poco habituales en la blogosfera española. Singular en su materia principal, en su conocimiento profundo y en su balsámico efecto, remanso de paz -¡qué paradoja!-, en medio de la brusca partidización de todo en lo que se entromete nuestra política de contacto. No quiere decir que no diese su pelea, pero lo hacía con el buen estilo de aquellos que, de verdad, tienen estilo.

Su nombre era Jorge Aspizua Turrión, Don Jorge a todos los efectos, y el blog El harka de Aspizua, imprescindible.

Descanse en paz.

No hay comentarios: