jueves, agosto 26, 2010

R.I.P.

Dos Guardias Civiles, el capitán José María Galera y el alférez Leoncio Bravo, han muerto abatidos por un talibán infiltrado en el grupo de personal local que trabajaba para la misión española en Afganistán. Descansen en paz. Como siempre mi solidaridad para con las familias y sus camaradas.

________________________________________________________________________________

La noticia me recuerda que hace apenas un par de meses discutía, haciendo piña con otro compatriota, con un grupo de compañeros -el escenario nos confería la condición-, todos ellos sudamericanos vinculados, en distintos oficios, a asuntos de seguridad y defensa, los motivos que animaban a cada nación a participar en misiones internacionales -de paz, de estabilización o de lo que toque según el caso-. Me sorprendió el cinismo galopante del que hicieron gala: el único objetivo -explicación y justificación- de aquellos que participan en esas misiones es -era y será, según su percepción de la cosa- obtener algún tipo de beneficio material o político para los participantes. El dúo de españoles decíamos que no, que hay motivos de responsabilidad internacional, de solidaridad, de ayudar porque a veces esa es la obligación y el compromiso.

Además, desde la perspectiva de la rentabilidad financiera, decíamos esas misiones salen caras -si alguien espera que los organismos multilaterales paguen puede sentarse a esperar-, el dinero que se pone en ellas suele ser a fondo perdido, y que esos supuestos beneficios futuros no aguantan la llegada de ataúdes envueltos con la bandera nacional.

En fin, posturas irreconciliables. Pero que me hacen temer que esa sea la idea que se tiene de estas misiones allí donde se realizan. Que los lugareños de cada rincón del mundo, donde hay un grupo de cascos azules o soldados de la OTAN no entienden que "hacemos" allí y que estarían mejor sin nosotros.

Y va a llegar el día en que, cuando alguien diga que debemos acudir en socorro de algún país con problemas, que la estabilidad está en juego, que es nuestra responsabilidad como países del primer mundo y demás, vamos a responder que mejor no; que el "país X" es un avispero, que el riesgo no merece la pena y que mejor montamos una cuarentena internacional, aislamos al país problema y nos entendemos con aquellos que en medio del marasmo parezcan los más fuertes... Espero que no lleguemos a eso, pero vamos en camino.

_________________________________________________________________________________

Vuelvo ahora sobre la noticia y veo que nuestros inefables políticos siguen diciendo mentecateces en cuanto abren la boca.

Don Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior, ha dicho que el asesinato de los miembros de la Benemérita fue un "atentado terrorista premeditado".

¡Caramba! ¿Acaso hay atentados terroristas accidentales? ¿No implica cualquier atentado una planificación? No contento con eso, el ministro ha dicho que a pesar del ataque, la seguridad de la base de Qala-I-Now ha sido "correcta" y "adecuada" porque el terrorista fue abatido. Yo no alcanzo a establecer la relación que para Pérez Rubalcaba es clara. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? 

Parece que la opinión pública española no pueda procesar la realidad: los terroristas matan. Los talibanes son el enemigo.

Así que los ciudadanos pasaremos por semejantes palabras de puntillas. Dando la razón al ministro por darnoslo todo masticado y sin ganas de afrontar las cosas como son. Blanditos, creyendo que en Afganistán no hay guerra y que por el mundo todos son angelitos y nos quieren bien. 

Y si a alguien se le ocurre decir algo sobre el "brillante" análisis del ministro, rápidamente le acusarán de antipatriota y de intentar sacar provecho político de los muertos.  

martes, agosto 24, 2010

Y si Obama es musulmán...¿qué?

Resulta que hay un montón de gente en Estados Unidos -y me imagino que allende los mares- que cree que Obama es seguidor del Islam. Encima parece que el GOP, bastante despistado, jugando más a que pierdan ellos a ganar por algún mérito propio y arrastrado por el peso de unos cuantos comunicadores bastante, digamos, polémicos -¿no les recuerda algo? Si a lo mejor va a resultar que España es, efectivamente, la avanzada de Occidente y yo no me había enterado...- quiere estimular ese despiste para, mezclando con todo el debate sobre la mezquita en la Zona Cero, rascar unos cuantos votos de cara a las midterm de noviembre.

Y yo que no lo pillo. O sea que Obama rece mirando a La Meca, tenga un pastor de cualquiera de las ramas protestantes del cristianismo, sea ortodoxo, copto, judío, católico apostólico romano, ateo o agnóstico debería dar lo mismo. El derecho le avala -libertad religiosa- y ya es cuestión de elección personal y fe íntima. Y mientras su política no sea hacer cumplir la sharia, que rece lo que guste. 

Dicho lo cual, los que ahora tratan de rascar votos con estas naderías son los mismos que durante la campaña presidencial 2008, querían aprovechar las mentecateces del pastor de Obama, Jeremiah Wright, para que no llegase a la Casa Blanca. O sea, muy originales y, sobre todo, coherentes no es que sean.

Y, avezado lector, sí Obama tenía un pastor que se encargaba de meterle en líos hace un par de años, muy musulmán no parece ¿no? A no ser que se trate de una elaborada conspiración, cocinada a fuego lento, de unos alienigenas para dominar la tierra, o algo de ese estilo; en cuyo caso todo sería posible.

_________________________________________________________________

Addendum 24/08/2010: Sobre religión y política. Vinick lo dice mejor.

domingo, agosto 22, 2010

Doce Doce, lo olvidaba

A todos los que por aquí pasan, ayer escribí unas líneas en la entrega habitual de Doce Doce. Por si gustan.

miércoles, agosto 18, 2010

Como si el tiempo no hubiera pasado

Hace un par de meses Obama hizo pública la Estrategia de Seguridad Nacional (2010).



Dos análisis:1 y 2.

Se puede comparar con lo que fueron las Estrategias de Seguridad Nacional de 2002 (también en español) y 2006.




Opiniones al respecto: 1, 2, 3 y 4.

--------------------------------------------------------------------------------------------

No estaba de más acabar con al etiqueta "War on Terror" que ha despistado mas que otra cosa a la hora de definir y ordenar prioridades, estrategias y objetivos. Por otra parte, se nota que, como han apuntado varios, el presidente Obama es un hombre con un único objetivo: la economía. 

Por contra, parece que no hubieran pasado nueve años de Bush, del 11/S y de tantas otras cosas para volver a Clinton sin más. Echo de menos la supuesta renovación que Obama debía traer. Y también echo de menos algo sobre América Latina que apenas aparece. Pero esto, supongo, es la proyección de mis propios intereses y perspectivas.

domingo, agosto 15, 2010

Doce Doce: ¿bañadores históricos?

En Doce Doce hoy: bañadores y siluetas playeras.

McC, Wikileaks, Petraeus, etc.: AfPak en movimiento

Desde que Obama llegó a la presidencia Afganistán -y Pakistán- (o AfPak como dicen muchos expertos para demostrar que la guerra afecta e involucra a ambos países por igual) ha sido el centro de atención de su política exterior -sin querer decir que la política exterior sea algo estrictamente militar, error en el que se incurre a menudo, y no pocas veces, por ejemplo, en el Pentágono minusvalorando otros instrumentos a disposición de un Estado para proyectarse en el escenario internacional- e Iraq el engorroso legado. Guerras de elección y de necesidad. Simplemente repasando la cantidad de páginas que se le dedicado a Afganistán en el Washington Post, entre opinión, reportajes y artículos de todo tipo, se podría publicar el equivalente en volumen a las Páginas Amarillas. En próximos días veré si saco algo de tiempo para hacer una recopilación.


Durante mi ausencia la cosa ha resonado con virulencia por dos motivos:


1°- Stanley McChrystal, en pleno auge y caída, todo en unas pocas páginas y unos minutos, sustituido por su superior Petraeus, y


2°- Wikileaks -la bastante discutible web- y las filtraciones que iban a cambiar nuestra percepción de la guerra de Afganistán, pero que en realidad no añaden nada significativo a lo que sabíamos de antes. ¿Son nuevas las dudas sobre el ambivalente papel de Pakistán? ¿Nadie sabía que ha habido bajas por fuego amigo errores? ¿Que Obama había "expandido" las operaciones especiales para eliminar a los líderes talibanes se había escondido a la opinión pública? ¿Es novedad que alguien "revele" que el uso de drones ha aumentado significativamente? ¿Alguien se persigna al enterarse de que algunos señores de la guerra -angelitos- usan la guerra para dirimir cuitas privadas y sacar sus beneficios? No, pero dentro de poco otra ración. En el reportaje que causó la dimisión de McChrystal alguien de su staff ya dejaba caer algo como "si se supiera todo...".

Lo cierto es que con Wikileaks nada nuevo se ha sabido pero, eso sí, la filtración ha servido para hacer manifiesta la creciente oposición -¿hastío?- a esa guerra, que se empieza a hacer palpable en Estados Unidos -hasta algunos republicanos olvidan los motivos que llevaron allí a la Coalición... lo que lleva a más discusiones internas-. Si la cosa está así en la república imperial, cómo no estará entre los demás aliados y miembros de la ISAF -por supuesto, España es excepción, ese debate que está por doquier ni nos roza y en parte, hay que decirlo porque la estrategia de COIN se parece bastante a lo que ya venía haciendo el contingente nacional allí desplegado-.


Sumen al cuadro al Gen. David Petraeus, máximo exponente de la estrategia de Contrainsurgencia que McChrystal estaba aplicando, desvaneciéndose durante su audiencia de confirmación ante el Senado.

La sensación de preocupación en la opinión pública fue abrumadora. Más allá de la anécdota del desmayo cabe preguntarse qué significa para Petraeus volver a la arena tras haber estado al mando de CENTCOM. Para empezar ha hablado de victoria y parece que puede, digo puede, haber modificación de las reglas de enfrentamiento o encuentro o cómo sea la mejor traducción para rules of engagement, que todavía no lo tengo claro. 

El debate vuelve a la trinchera política -con cada vez más voces hablando de retirada y el Pentágono haciendo economías- y se aleja del teatro de operaciones. Hay cansancio y, la verdad, pensar que va a brotar un Estado afgano viable en poco tiempo es ingenuo, por lo que los hay que creen que ya se ha hecho suficiente y es hora de retirarse.

Pero como lo que pasa en los despachos influye en el terreno y lo que viven las tropas debe alimentar las decisiones al más alto nivel recomiendo dos documentales: Restrepo y The Tillman Story. No hay opinión ni debate sobre los objetivos a largo plazo ni sobre política. Hay sudor, tedio y combates. Vean y valoren.

------------------------------------------------------------------------------------------

ADDENDUM 18/08/2010: Ah, sobre la caída de McChrystal creo que este artículo apunta un asunto clave... aunque no haya sido el único.