miércoles, febrero 03, 2010

Julio Medem, profesión: sus genialidades

El cine español vive en su burbuja y en su crisis eterna, que a estas alturas es más cosa de quejarse que otra cosa. Se trata de decir que la cosa está fatal y que el Estado debe acudir al rescate... así que hay estamos todos los españoles sosteniendo un cine que no nos entusiasma, por decirlo con suavidad.

Sobre la enorme "simpatía" que me produce el Gremio -así, con mayúscula- no diré nada. Como les supongo espabilados, ya se imaginan. Cosas he escrito aquí y allá al respecto.

Pero a lo que voy es que, leyendo cosas como estas, a uno se le quitan las pocas ganas... ¿con tan atractivas propuestas fílmicas quieren que vayamos a ver una película? Antes preso. Encima de Julio Medem, ese genio incomprendido de extraordinario mundo interior -mundo interior que lamentablemente tiene la mala costumbre de mostrar con frecuencia...-. Un pesado, un plasta. Muy sensible, muy complejo, eso sí.

2 comentarios:

El Espiritu de las Navidades Pasadas dijo...

Hombre, una alegría el encontrarle a usted de vuelta mister Turpin.
Esta vez, sin enmendarle a usted la plana completamente, que usted gran parte de razón tiene, al mamarracho de Medem no le voy a dar demasiada estopa.
Este imbecil de director patrio de cine sabe tanto como un servidor de física cuántica; que algo he oido hablar pero no se muy bien donde. Sin embargo, por lo que tenemos noticia, en esta cosa que el muy mamón tiene la desfachatez de llamar película salen en pelotas durante casi todo el metraje un par de señoritas estupendas, lo cual para un viejuno verde como yo tiene su aquel. Si a este dato de gran relevancia le sumamos que una de las citadas señoritas de dudosa moral es Elena Anaya, entonces apaga y vámonos (cada cual tiene sus perversiones).
En fin, que aunque no seré yo el que se gaste ni un miserable centavo en ir a una sala de cine para ver el mentado bodrio, en cuanto la pongan en la televisión pública (cosa de seis meses), o la cuelguen en internet a disposición de cualquier desalmado que no quiere colaborar con la SGAE y la cultura española...entonces esta cae pero de fijo.

Dick Turpin dijo...

Estimado Espíritu,

no seré yo el que niegue que la Srta. Anaya es un buen motivo para echarle un vistazo a la película y supongo que la otra actriz protagonista no desmerecerá, que Medem, plomo es un rato, pero suele escoger mujeres estupendas para sus "flimes".

Pero de puro tostón cuando llegamos a la carne -minuto 3 o 4 de película, porque el genio es muy brillante pero tarda menos en meter una teta en cámara que los del "destape"; ya se sabe que siempre por exigencias del guión y de la construcción gramática de la estructura fílmica intelectualmente subversiva que pretende golpear en el estómago al espectador para remover adormiladas conciencias... que dirían los críticos cinematográficos al uso-, ya estoy echando la pota de puro pretencioso y peñazo que es el mundo interior de nuestro bienamado Medem.

Además, buscar placeres en cosas tan tóxicas y nocivas es puro masoquismo... y para evitarse estas cosas ahi está el porno.