miércoles, febrero 03, 2010

Julio Medem, profesión: sus genialidades

El cine español vive en su burbuja y en su crisis eterna, que a estas alturas es más cosa de quejarse que otra cosa. Se trata de decir que la cosa está fatal y que el Estado debe acudir al rescate... así que hay estamos todos los españoles sosteniendo un cine que no nos entusiasma, por decirlo con suavidad.

Sobre la enorme "simpatía" que me produce el Gremio -así, con mayúscula- no diré nada. Como les supongo espabilados, ya se imaginan. Cosas he escrito aquí y allá al respecto.

Pero a lo que voy es que, leyendo cosas como estas, a uno se le quitan las pocas ganas... ¿con tan atractivas propuestas fílmicas quieren que vayamos a ver una película? Antes preso. Encima de Julio Medem, ese genio incomprendido de extraordinario mundo interior -mundo interior que lamentablemente tiene la mala costumbre de mostrar con frecuencia...-. Un pesado, un plasta. Muy sensible, muy complejo, eso sí.