viernes, septiembre 25, 2009

Fotos y comentarios

Cada día me da más pereza la vida política española. Cada día le presto menos atención. Prefiero seguir las peripecias que se dan por otras latitudes. De vez en cuando, algo llama la atención en España... pero me dejo llevar y no comento. ¿Para qué? Hoy hago excepción por el asunto de moda -nunca mejor dicho- de la foto de la familia presidencial con los Obama. Ni enlazo, ni la cuelgo. No creo que la foto en sí sea de gran interés. Me parece más interesante la reacción a la foto.

Dos comentarios:

- Viaje oficial. Acto oficial. Foto oficial. No se puede impedir la publicación y difusión. Si, apelando al derecho a la protección del menor, se pretende evitar el efecto que pueda tener sobre los menores, sólo hay una opción: que los menores no aparezcan en la foto.

Una vez que la foto ha sido tomada y difundida, se dan comentarios sobre la idoneidad de las indumentarias y si se ajustan a la etiqueta del evento. En eso doctores tiene la Iglesia y cada cual dirá lo que piense. Si los comentarios exceden este punto, se incurrirá en una cierta bajeza.

En cualquier caso, como lo mejor es prevenir nunca se debió tomar esa foto.

- Hay una corte de autoflagelados españoles que aprovechan cualquier ocasión para decir "¡qué país! Esto en otros lados no pasa".

Pues estos comentarios demuestran mucho oportunismo, sí, y escaso conocimiento. En Francia -y en todo el mundo, ya puestos- se escribieron millas y millas de papel sobre Carla Bruni y si sería capaz de "adaptarse" al rol de Primera Dama y si no le vendrían grandes los actos de Estado -bueno, eso los generosos, que también han corrido muchos textos que hablaban del arribismo y otras cosas menos respetuosas... por supuesto ningún bienpensante izquierdista mencionó la palabra machismo; es la mujer de un presidente de derecha y por ello merece todo lo que de ella se diga-. Cada aparición suya ha dado lugar a un montón de páginas sobre cómo vestía y cómo actuaba en cada ocasión.

En Estados Unidos, los presidentes y sus familias renuncian casi totalmente a la privacidad. En el caso de Obama este asunto ronda la locura por la propia personalidad fotogénica del cuatrigésimo cuarto presidente. Se habla más de lo bellos que son sus discursos, de sus apariciones y de algunas de sus fotos pero poquito de los contenidos de su política.

Durante el verano algunas opiniones han criticado a la Primera Dama por viajar en el Air Force One en shorts. ¿Es o no oportuno? ¿Es adecuado? Preguntas justas, creo. También leves.

Cuando hablamos de reyes, reinas y príncipes ¿hablamos de otra cosa que no sea etiqueta y maneras? Representación.

Vamos, la política como espectáculo no es nada nuevo, ni las discusiones sobre las simbologías y las etiquetas. Ni lo es hablar de fondo y forma. Nada de extraño ni pueblerino hay en ello. Es un debate normal, razonable y legítimo. En tanto que le damos un valor a las imágenes, no sólo estético, sino moral y político, y en tanto que la representación de un Estado -o de una institución- acarrea unas ciertas exigencias, el debate sobre las formas es adecuado y pertinente.
Hay profesionales de la etiqueta, hay encargados de protocolo en muchas entidades públicas y privadas y es normal cuestionar su trabajo. Igual que se juzgan todos los demás trabajos.

Lo pueblerino es esa actitud que dice:"¡qué país! Esto en otras partes no pasa".

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.