lunes, noviembre 19, 2007

Bien pero...

Tras días de ausencia comparezco ante ustedes para dar mi opinión sobre el Incidente... sí, el de la Cumbre Iberoamericana. Sé que muchos lo estaban deseando -bueno, quizá exagero algo-.

He visto que muchos han salido, diciendo un por fin, el presidente de gobierno hizo algo bien y defendió a Aznar, aunque fuera de manera tibia, por aquello del respeto a las instituciones.

Discrepo. Rodríguez Zapatero sólo se protegió a si mismo. Me explico.

Llegaba la delegación de Venezuela con ganas de hacerse notar y de dejar sentir el poder de su "bloque" -Ortega, Morales, Lage y Correa, con una ayudita del Kirchner saliente-. Chávez abrió su presencia en la Cumbre Iberoamericana insultando a Aznar a tres metros de nuestros representantes y todos callaron. Cuando los micrófonos se apagaron si hubo muestras de molestia de nuestra delegación, pero todo en el tono tibio e irrelevante que da el MAEC -creo que nadie podrá confundir al negociado de Moratinos con una de las Furias cuando se pone a protestar y eso-.

Mientras en España los medios de comunicación, en general que de todo hay, habían mostrado su estupor ante la pasividad de los nuestros. Hay que recordar que en unos meses llegarán elecciones generales, así que el presiente es muy sensible a las opiniones mediáticas -como todos los políticos, of course, que ahora viajan con la calculadora del rendimiento electoral muy presente en la cabeza-, y que la estrategia electoral del gobierno pasa por adoptar la defensa y símbolos de España a todo trapo, una vez que la reformas estatutarias y la negociación con ETA, las grandes apuestas del inicio de la legislatura, han sido un fiasco.

Así que unas cuantas horas después, la delegación española había recibido el mensaje de cómo debían reaccionar y lo hicieron. O sea, bien por haber entendido que hay cierto hartazgo de que a nuestra diplomacia la tomen por el pito del sereno -las críticas por el asunto del Chad estaban muy calentitas-, pero no nos alborotemos que la cosa llegó tarde y fue más para salvar la cara propia que la ajena, según mi entender.

Muy tarde de hecho, porque no es la primera vez que Chávez arremete contra Aznar en sus diatribas habituales y hasta ahora el gobierno no había dicho nada. Como tampoco lo había hecho cuando a Felipe González le dieron todos los oficialistas por reunirse con Manuel Rosales -terrible pecado, dios-, o cuando el vicepresidente venezolano Rodríguez cargó contra Baltasar Garzón por sus palabras durante una conferencia en Venezuela; esa indolencia y ese dejarlo correr, vaya usted a saber porqué, animan a mantener esa actitud insultante de los otros.

Un detalle: otro de los habituales de las críticas chavistas es el expresidente mejicano Fox, pero para escarnio del MAEC -sí, lo considero bastante inoperante-, la diplomacia mejicana protesta cada vez que éste es mencionado en términos insultantes -y este acto oficial no supone más que la contastación de que al gobierno mejicano no le gusta que le toquen sus instituciones-. Cuestión de matices. O sea que los del PP podrían haber protestado en el pasado por esa dejación de funciones del Ministerio Asuntos de Exteriores y Cooperación en defensa de instituciones y personas... pero como suelen no saben dónde suena la música y ahora, como el presidente, reaccionan tarde.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
P.D.: Y, a diferencia de otros, tampoco me gustó que el Rey, entiendo que cansado por las interrupciones y/o por los pestiños de discursos de la Cumbre, hiciese lo que hizo, pero debería haber sido más hábil y haber pedido moción de orden para que fuera Bachelet la que controlase la situación.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
P.D. 2: Muy desafortunada Bachelet que no supo poner orden en las sesiones de trabajo desde el primer momento y eso hizo que la bola fuese creciendo y pasó lo que pasó. En la sesión de clausura, cansada como todos, no estaba concentrada en las palabras sino en despedirse de los que iban abandonando la sala y no lo vio venir. Alguien de su equipo debió advertirle.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
P.D. 3: Un desastre para la Cumbre Iberoamericana de Santiago -¿alguien recordará algo de lo que hablaron allá? No, pero del Incidente sí; los anfitriones chilenos deben estar subiéndose por las paredes, un par de años de trabajo que pasan sin pena ni gloria y que quedan reducidas a la frase del Rey Juan Carlos I...- y un mal precedente para el sistema de Cumbres.

2 comentarios:

Dwight dijo...

Parece ser que el Rey amenazó al Presidente del Gobierno de España (TM)con levantarse e irse si Zapatero no defendía a Aznar.

No fue lo más oportuno, pero surtió tanto efecto que El Gorila Rojo todavía está echando espumarajos por la boca...

Dick Turpin dijo...

La tibieza de Zapatero se vio en el debate que mantuvo con Evo Morales, que si, pero no...no se equivoquen que yo no soy liberal, pero un poquito de mercado no está mal, etc. Proverbial, Muy tibio diga lo que diga el hagiografo Suso de Toro... poco podemos esperar de firmeza.
Si es cierto que tuvo que ser el rey el que empujó a Zapatero a actuar, bien por él en ese punto y mal por Zapatero -qué mal le sientan los viajes y la política internacional-... Desde la distancia ciertos detalles no siempre llegan. Gracias.