jueves, octubre 18, 2007

Liberal por la vía empírica

Llevo desde el comienzo de la semana enfrascado en avatares burocráticos. Sí, supongo que más de uno habrá puesto ya cara de terror como si hubiera visto al malo de Saw o algo así, porque como todo proceso en el que la burocracia aparece, lo que debería ser sencillo -entregar un formulario-, se convierte en una de las 12 pruebas de Astérix. Claro, un servidor a estas alturas de la película está con el pelo encrespado cual Jackson 5, mesándome la barba como podría hacer cualquier mago de libros o películas y casi desesperadito. En plan "al manicomio que soy Napoleón Bonaparte y aquí está mi Waterloo", o casi.

La Burocracia extiende sus mañas por doquier y se necesita algo de Jasón, Odiseo, Maquiavelo y Sun Tzu para alcanzar el objetivo deseado -que no es tampoco increíblemente rebuscado, que es algo muy modesto, leñe-. Supongo que todos hemos pasado por esta experiencia en algún momento ¿no?

Pues con ese bagaje, que nos hace notar que hasta algo aparentemente sencillo, por obra y gracia de reglamentos oscuros, procedimientos sibilinos y formularios indescifrables se transmuta en el desafío de las águilas, joder, me obliga a preguntarme ¿por qué entonces hay tanta gente que se siente tan a gusto dejándolo todo en manos de la Administración? No lo entiendo. Con experiencias comunes como la de estos días se refuerza mi liberalismo tradicional. Lo del Estado pequeño y eficaz en las competencias que asuma. No es necesario leer a Mises o a Revel para llegar al ENTENDIMIENTO (así en mayúsculas y negrita, rimbombante y con fanfarria si es preciso), la experiencia es la mejor maestra de liberalismo.

Ah, y no entro en el submundo de "Los Funcionarios, esos grandes desconocidos", porque a veces hay suerte y te toca uno que es amable y diligente -combinación más inusual de lo que debiera-.

En fin, Santiago y Cierra, España... si me cambian por uno de esos de los 12 del patíbulo, me apunto sin pensarlo.

He dicho.

P.D.: Ya he visto el post de Wallenstein, que con gusto atenderé cuando logre el OBJETIVO (sí, más mayúsculas y negritas) me pongo a la tarea.

No hay comentarios: