viernes, agosto 31, 2007

Ni entre los marines...

Encuentro una noticia curiosa: "El porno seguirá presente en las bases militares norteamericanas". Una vez leída la noticia, mi gozo en un pozo.

Por un lado, me quedo tranquilo algunas cosas nunca cambian y las playmates hace ya tiempo que ocuparon el lugar de las pin-ups de siempre entre los soldados -¿es necesario recordar la famosa escena de Apocalypse Now?-.

Luego algunas mentes recalentadas podrían trabarse en el manido debate sobre si el Playboy es porno; claro, ya se sabe que todo el mundo lo compra por los artículos y por las entrevistas en profundidad.

Pero lo que me desmoraliza es algo que señalan los defensores de la salida de las revistas porno de los cuarteles:

Estas revistas no están a la venta en las bases militares de Oriente Medio "por respeto a los valores de Oriente Medio. Sin embargo, los valores estadounidenses que también rechazan la explotación sexual de las mujeres, y nuestras propias creencias en el honor y la integridad de cada persona, no son respetadas", escribían las asociaciones denunciantes.

Y mira tú por dónde, nadie es inmune a la ñoñería políticamente correcta y ya no puede confiar uno ni en el Ejército de Estados Unidos; precisamente si hay que permitir las revistas como Playboy en los cuarteles es porque la sociedad occidental -depravada, sucia, débil- no es igual a la islámica. No señor. Creemos en la libertad -en teoría al menos- y todos los que no gusten de pechugonas recauchutadas al uso en las publicaciones del ramo tienen la capacidad de no comprar las susodichas revistas, de quejarse, de intentar convencer a los que las compran para que no lo hagan, etc. Y al final cada uno muy dueño, qué le vamos a hacer si alguien ya dijo algo así como "quiero advertirle que el mundo no desea ser salvado".

Precisamente, por eso deberían llevar el porno occidental a Oriente Medio, para que de una vez, el pecado, la culpa, la redención y demás sean un asunto privado y no, como estilan en esa parte del mundo, motivo de lapidación -u otras cosas del estilo- en la plaza pública.

3 comentarios:

Doe Neocón dijo...

No, si porno sí que tienen. Que se lo pregunten a los hijos de Saddam Hussein.

En cualquier caso, podemos exportar cosas más constructivas que el porno, si a eso vamos.

seleucus dijo...

Si los Marines se están partiendo la cara por Occidente y necesitan porno, que lo tengan. Todos somos mayores de edad, incluidas las chicas que posan voluntariamente como medio de vida.

Dick Turpin dijo...

Disculpad el retraso.

Hace unos días intenté responder a vuestros comentarios pero el ordenador en el que estaba no me dejó -maravillas de la técnica-, vaya usted a saber porqué.

Mi punto de vista: que podemos exportar cosas mejores que el porno, sí, pero que el punto no es el porno en sí, sino lo que se refiere a libertad individual, libertad de elección y responsabilidad personal, etc. Y que el Cielo nos juzgue, les juzgue y punto.

Y que ya basta de ciertas poses en plan alianza de civilizaciones que encontramos por doquier, incluso entre meapilas políticamente correctos al cargo del departamento de defensa de Estados Unidos.

saludos,
DT