martes, agosto 14, 2007

Mi opinión sobre el archimentado "proceso"

Ahora que el verano baja el ritmo de las noticias, que políticos y periodistas están en la playa o en la montaña, es momento para volver al tema más espinoso y peliagudo de la política española de los últimos tiempos: "el proceso de paz". Pues ahora que hay tiempo me voy a manifestar sobre el particular.

Se emprendieron negociaciones con ETA, sí, igual que hicieron otros gobiernos antes, el de Aznar incluido, sí y en ello no había nada criticable. Pero a lo largo de los meses que la cosa duró hubo detalles, lo que unos llaman "gestos" y otros "cesiones", que a muchos nos hicieron recelar del "proceso" y a mi me hicieron añorar el comportamiento de Aznar, mucho más claro.

¿Cesiones? ¿Gestos? Cada cual escoja la palabra más a su gusto, yo paso a señalar algunos de eso detalles que explican mi postura ante el asunto:

1°- El presidente y sus mariachis dijeron: "primero la paz y luego la política". Era público que mientras se negociaba había kale borroka por un tubo, extorsión a empresarios, reclutamiento de nuevos asesinos, robo de armas y explosivos y demás cosas que, a cualquiera le hubieran indicado que la banda terrorista no estaba negociando de buena fe; o sea que nunca hubo "pazzzzzzzzzzz" y, si ZP hubiese sido coherente, nunca se debería haber negociado en esos términos. Pero, el gobierno, lejos de mantener una postura severa y exigente, rebajó el nivel al decir Rubalcaba que la violencia callejera era un obstáculo para el proceso; o sea que la violencia no impedía negociar, sólo lo ponía más difícil. Ese tipo de declaraciones de "sí, pero no" para contemporizar no eran una señal tranquilizadora por parte del gobierno. Además, para enredar más la madeja, lejos de ser claro y transparente de obra y palabra como había prometido, el gobierno se escondió en el oscurantismo, -paradójicamente- nunca más claro que en las palabras de José Blanco.


2°- Se dijo que no se estaba negociando nada de nada cuando sabemos, las noticias son abundantes al respecto, que gente del Partido Socialista de Euskadi negociaba con el "entorno" de ETA aún en fechas en las que el PSOE estaba en la oposición. Eguiguren era el hombre. Sin embargo, Zapatero ha dicho repetidamente que él no sabía nada al respecto y que estaba comprometido con el Pacto Por las Libertades y Contra el Terrorismo y Patxi López idem de idem. No obstante, lejos de darle la patada a Eguiguren por haberse reunido a sus espaldas con el "Entorno", contraviniendo el pacto y todo eso, le han promovido. Seré suspicaz, pero suena a que Eguiguren no lo hizo por su cuenta y riesgo y que los jefes lo sabían. Lo que, además, encaja con las discrepancias con Nicolás Redondo Terreros y el envío al ostracismo de Rosa Diez, las Pagaza, madre e hija, y Gotzone Mora, por citar algunos ejemplos. Y parecido en Navarra -"Navarra no está en la mesa", pero lo parece-, donde si bien no creo que haya habido pacto si hubo un acercamiento al mundillo abertzale claro. Recordatorio: la elección del ahora dimitido F. Puras como candidato del PSOE a las autonómicas fue bien recibida por Otegui y cia. Para completar podríamos recordar las bonitas fotos de Patxi López -con Arnaldo Otegui y con las Nekanes-. Todo esto parece suficiente motivo para los recelos ¿no?

3°- La fiscalía, esa instancia que depende del gobierno, durante "el proceso" tomó decisiones cuando menos digamos, extrañas. Desde petición de penas bajitas para los muchachos de ETA -que durante los juicios se dedicaban a amenazar de muerte a jueces y a todo hijo de vecino... no muy conscientes del buen rollo negociador dominante-, incluso a renunciar a introducir algunos delitos en las acusaciones para mostrarse más amiguitos. Y, claro, para colmo, lo del muchacho De Juana Chaos, tan buena persona como digno héroe. Seguro que ésto no hubiera pasado en otras latitudes más solventes -Inglaterra o Francia sin ir más lejos-. En definitiva, que lo de la ley es igual para todos no aplicaba durante "el proceso", lo cual es MUY GRAVE -sorprende que ésto no cause más justa indignación, pero España es así, como el fútbol, y ya no debería sorprendernos la cosa-. Lo que digo sobre la Justicia y el Estado de Derecho moldeados a gusto del gobierno no es interpretación, lo dijo el mismisimo Alfredo Pérez Rubalcaba, que vino a afirmar que la aplicación de la ley se ajustaba a las condiciones políticas del "proceso". Una vergüenza pero aquí no pasa nada.

4°-En alguna de las recientes detenciones de miembros de la banda se han encotrado "papeles"con detalles de la negociación y otros documentos entre los que estaban 5 estrategias para ver cómo se podía presentar un partido del entorno abertzale a las elecciones autonómicas. Casualmente una de esas estrategias fue la que sirvió ANV para ir a las urnas. De nuevo, ruego se me permita ser suspicaz -o precavido-.

5°- Ah, muchos recordarán que Aznar negoció y se mostró zalamero con los muchachos de ETA por aquello del "Movimiento de Liberacion Vasco" y así, y tendrán razón, pero puestos a meter la gamba ante el micrófono ZP ha superado a Aznar con creces; basta recordar lo de "los trágicos accidentes mortales", en lugar de atentado o asesinato, o aquel magnífico canto a "Otegui, ese hombre de Pazzzzzzz" y, sobre todo, eso de "estamos mejor que hace un año y dentro de un año estaremos mejor que ahora", un día antes de que ETA matase a dos personas en la T4. Muy triste.

Resumiendo: no critico al gobierno por negociar -si había una posibilidad había que tantearla-, pero sí critico que:

a) se ha negociado mal, porque ya sabemos cómo negocia ETA -el referente de la "tregua trampa" durante el gobierno Aznar está muy fresco- y el gobierno ha intentado no darse por enterado apostando a que la jugada le salía bien, sí o sí. Y si decías algo sobre que no pintaba bien, que las cosas se estaban haciendo mal o algo por el estilo, eras un hijoputa desalmado que quería que ETA siguiese matando.

b) en diversos momentos se ha mentido a la opinión pública de forma muy clara (en esos países más solventes a los que aludo el gobernante de turno hubiera salido, hubiera dado la cara, se hubiese comido el marrón y ya... luego a seguir gobernando o a dimitir o a lo que correspondiese y punto pelota) y que se ha ajustado la ley a la buena conveniencia política del gobierno -repito que esto es muy grave, que pone en duda las bases del ESTADO DE DERECHO-.

c) Ligado a lo último que he escrito en el punto a), que echar balones fuera diciendo que la culpa de todo es la oposición no es un mantra aceptable cuando ha sido el gobierno el que ha hecho las cosas cómo las ha hecho. La oposición puede, si así lo cree, criticar. Otra cosa distinta es que el PP sea incapaz de convertir argumentos razonables para la desconfianza en "el proceso", como -creo que son- los enumerados aquí y aún otros, en algo absolutamente ininteligible y difícil de interiorizar con sosiego -maestros en comunicología los chicos-, perdiéndose en una cacofonía infinita de sonidos indescifrables. Pero por eso llegar a equiparar a PP y ETA, como se ha hecho, es una mezquindad de padre y muy señor mio.

Por todo esto, y no por sectarismo o partidismo, mal que le pese a Pepe Blanco, el insultómetro que no cesa, valoro de manera muy distinta cómo se hicieron las cosas bajo el mandato de Aznar y cómo las han hecho los "anhelantes de paz". El gobierno entonces actuó de una manera que me pareció responsable, mientras que el ejecutivo ZP ha ido a la negociación con los ojos cerrados, no queriendo ver la realidad.

Todo ésto, y no más, es lo que yo critico al gobierno en lo relativo a cómo afrontó "el proceso de pazzzzzzzzzzzzz".

Corto y cambio,
DT

P.S.: En medio de todo el jaleo mediático de los meses que duró "el proceso", el dirigente del PNV, Joseba Eguibar, logró que unas declaraciones de indecente mezquindad pasasen sin recibir la debida atención; él afirmó, sin rubor y sin que se le cayera la cara de vergüenza, que “ETA tendrá razones para matar si el PSOE no le da garantías” ¿Tendrá razones? ¿Qué razones? Como tantas veces con el PNV volvemos al árbol y las nueces.

1 comentario:

Doe Neocón dijo...

De acuerdo. Durante lo que algunos llamaron "el proceso de paz" se exigió una especie de equidistancia política respecto del PP y del PSOE, equidistancia que, de hecho, beneficiaba al segundo. Me refiero a aquellos que sostenían que debía apoyarse al gobierno a toda costa y ocurriese lo que ocurriese. O sea, se solicitaba el infame servilismo típico de los socialistas.

Sin embargo, había tantas diferencias morales y prácticas entre lo que hicieron unos y otros durante las negociaciones con ETA, que compararlo no tiene ningún sentido.

Para empezar, el PP tiene una fuerte convicción en la unidad nacional, de modo que poco estaría dispuesto a transigir en lo concerniente a los deseos independentistas de los terroristas.

Por otro lado, el PP se muestra dispuesto bastante a menudo a renunciar a sus propios intereses en favor del bien general: el PSOE, por el contrario, nunca cede, siempre aprieta el paso y tira de la cuerda, hambriento de todo el poder que pueda aprovisionar. De modo que, allí donde el PP decía basta, el PSOE afirmaba: prosigamos.

En fin, esto es España y estos son nuestros políticos. Frustrante.