martes, junio 26, 2007

Carta abierta a Michael Moore



Mike,

Primero si me permites voy a tutearte aunque no nos conocemos y segundo voy a usar el mismo estilo que tú usas habitualmente para tus escritos, la carta abierta. Aprovecho para escribirte ahora que estás promocionando tu película "Sicko".

Soy de esas personas que han visto unas cuantas de tus películas, cuatro creo, que también han visto bastantes de los episodios de tus shows de televisión y hasta he leído uno de tus libros, o sea que de antemano no soy un tipo prejuicioso que tuviera algo en tu contra ¿vale? De hecho he contribuido a tu fama y fortuna Mike y creo ahora puedo decirte que ni el libro, ni las películas ni el programa de televisión me gustaron en líneas generales; a veces me aburren y a veces me irritan (ya sabes por lo de las “inexactitudes”, por la de farfolla que utilizas para poner en relación cosas que no están ni de lejos relacionadas y por el exceso de egolatría que todo lo que haces tiene… mírate tú, reclamando el liderazgo de la oposición a Bush, sin mucho éxito debo decir, ¿no crees que es un poco excesivo?).

Mike, entrando en materia, siento que te odies; debe ser muy duro vivir con “ricofobia” al mismo tiempo que ganas la pasta que ganas… si me guío por tu interpretación de que todos los ricos son muy malos, perversos, pérfidos y tú eres rico –sí lo eres, no lo niegues-, no sé, en fin, sólo tienes que seguir el silogismo. En serio, creo que deberías buscar ayuda profesional para intentar mejorarte y poder así disfrutar de tu condición sin ese extraño sentimiento de culpa que parece que te acompaña.

Ah, y relacionado con lo anterior ¿por qué los buenos chicos del partido demócrata aparecen en tus libros y películas casi como santos y los republicanos como una secta de adoradores de Satanás? Lo digo porque, quizá no lo sepas, los unos son tan ricos como los otros. Si no me equivoco ni Nancy Pelosi ni Al Gore están “descalzos” ¿no? ¿Los demócratas no forman parte de la “América corporativa”? ¿No participan de los logros de la sociedad capitalista que parece desagradarte? Te agradecería que me lo aclarases sólo por curiosidad.

Michael según tú las corporaciones son los emisarios del Diablo en la Tierra ¿no? ¿no me he perdido en las “sutilezas” de tu argumentario? Lo digo porque en muchas ocasiones criticas que ciertas empresas se deslocalicen y dejen en el paro a los trabajadores, etc. pero pareces olvidar que antes de despedirlos los emplearon… qué cabritos ¿eh? Y si no me equivoco la relación empleador-empleado no es como el matrimonio, no va de hasta que la muerte nos separe, ya sabes. Creo que un tipo sagaz como tú, habrá detectado que las relaciones patrono-asalariado se basan, precisamente en el salario. Si el salario es justo ¿qué más se puede pedir? ¿Nunca te has planteado que hay también trabajadores que no merecen ese nombre y que merecen ser despedidos? Puestos a denunciar pecados también deberías denunciar a los trabajadores que no hacen un buen trabajo, que en cuanto pueden se “ausentan”, que ponen excusas falsas, etc.

Michael, con mucho respeto pero tú sabes que eres un manipulador ¿verdad?

Quizá lo peor que voy a escribirte en estas líneas sea lo que sigue, no me lo tomes a mal pero tengo que hacerlo. En general el punto de vista que dices mantener es el dedefensor del hombre común, el de protector y defensor de los débiles, pero en repetidas ocasiones no te has ocupado de protegerlos sino de usarlos en tu campaña antiderechista. Porque ¿acaso no era Charlton Heston, senil, incapaz de distinguir nada, el débil cuando tú le entrevistaste y decidiste humillarle públicamente? ¿Te importó algo que estuviese gagá para darle caña? Y encima mintiéndole para lograr que te concediera la entrevista. Mike, eso no se hace, tú, que vas de hombre en busca de la verdad.

¿No era aquella madre que mostrabas que había perdido a su hijo que mostrabas en Farenheit 9/11 alguien desprotegido? ¿Te importó algo que rompiese a llorar mientras estaba en Washington? No, de hecho, mantuviste la cámara encendida y le ibas preguntando qué sentía sólo para mantener el dramatismo de tu película, para que sintiéramos parte de su dolor, como si oírla no hubiera bastado. Sus opiniones y su dolor quedaban claros desde que ella lo manifestaba. Si me hubieras preguntado a mi en ese momento qué sentía, te hubiera respondido que nauseas, Mike, por explotar a aquella mujer y su dolor de esa manera, no es bonito verte hurgar en las heridas ajenas.


Mike parece que para ti el paraíso es un país en el que los sindicatos “corten el bacalao”, haya sanidad universal y educación pública a todo trapo, etc. Me parece bien. Pero yo vengo de un país que bien podría encajar en tu idea de paraíso y, sin embargo, sé que no te lo podrás creer, a muchos no nos acaban de convencer cómo van las cosas. Todos conocemos demasiados ejemplos de sindicalistas que no se preocupan por los derechos de los trabajadores sino por los derechos del sindicato. Si hubieras conocido a algún “liberado” de algún sindicato español también lso despereciarías a base de bien. Como la cosa es muy ideológica muchos de ellos actúan como comisarios políticos y no les importa mucho la realidad de los trabajadores sino hacer política y que los miembros del sindicato sean bien tratados… ¿el resto? Haberse sindicado y entonces el sindicato se preocuparía de ellos. Ah, y también hemos tenido oportunidad de ver en acción, no muy ejemplar por cierto, de muchos autoproclamados “piquetes informativos” durante los días de huelga –bueno, a no ser que consideres el sabotaje y la intimidación como actividad informativa- y lo “civilizadas y pacíficas” que son muchas manifestaciones. Los desastres que puede crear un sindicato con poder son muchos y muy variados en España conocemos algunos, pero si quieres un ejemplo devastador de actuación lesiva para el conjunto de la sociedad de los sindicatos repasa la historia de Inglaterra antes de que Margaret Thatcher ganase sus elecciones. El “Invierno del descontento” llamaron a aquellos años de gobierno laborista de la década de los 70, será por algo ¿no?

En cuanto a la educación y sanidad, sí deben ser universales, sí, pero también debe ser de calidad, porque formar analfabetos funcionales tampoco parece un mérito ¿no? Tú te quejas de que en tu país los profesores y alumnos sólo se preocupan por aprobar exámenes y que no se preocupan por aprender y enseñar, bueno, te diré que en mi país con todas las reformas de corte progresista que se han hecho, ya ni aprobar es necesario. Menudo logro de la acción gubernamental ¿eh? Si te digo la verdad, te cambiaría parte del sistema educativo pero ya; para ser precisos la parte de educación superior. En tu país se acumulan muchas de las mejores universidades del mundo en el mío, bufff, ejem, mejor dejémoslo estar.

Y lo mismo con la sanidad. Para tener servicios ineficientes gestionados por los gobiernos mejor buscar otras fórmulas ¿no? Además si alguien decide en un momento contratar un servicio médico privado ¿se le debe penalizar y hacer pagar un sistema público que no usa? No sé Mike, tengo dudas, ilumíname. Ídem de ídem para las pensiones.

Tengo otra pregunta ¿eres cineasta de ficción o periodista? Es que a veces te he escuchado en ruedas de prensa diciendo que con tus documentales, libros y artículos haces la tarea que los medios de comunicación no quieren hacer porque son parte de la “América corporativa” que denuncias; es decir, eres periodista, por necesidad si quieres verlo así, pero periodista y como tal te debemos exigir rigor, objetividad, que los datos estén verificados y todas esas cosas, porque estás informando al público de algunas verdades que los “malos” les habían sisado ¿no? No obstante, también he visto que cuando alguien te plantea alguna de las inexactitudes de tus filmes, respondes diciendo que eres un tipo que hace películas de humor y que no eres periodista. Insisto Mike ¿realidad o ficción? ¿Cuál es tu género? Las dos al tiempo no es posible; cuando las combinas con intencionalidad política se llama manipulación. Si dices que tus intenciones son desvelar los “bulos” ajenos para ello no puedes meter tus propios “bulos”. Muy mal, Mike, muy mal… para rebatir una mentira se presenta la verdad, no otra mentira.

Ya puestos en esta misma línea, un par de recomendaciones:

1- No descontextualices las cosas. Se parece mucho a mentir y que intentas llevarnos a que comulguemos con tu punto de vista… aunque no sea cierto. Tú mismo lo escribes: “Así que siguiendo la tradición de todos los propagandistas, mienten” (página 175 de "¿Qué han hecho con mi país, tío?"). Se ajusta a ti perfectamente.

Cox&Forkum lo expresaron muy claramente en un par de viñetas (enlace 1 y 2).

2- Mike, el resto del mundo también existe y no somos sólo un cliché para tus chistecillos (como los que haces con los aliados de EE.UU. en Iraq) ni un ideal mitificado (Suecia) ¿vale? Tu actitud hacia el resto del mundo es tan paleta como las de aquellos que dejaron de llamar french fries a las french fries. Ahora que menciono Francia ¿sabes que por allí están hablando del declive de su país y eso, no? O sea que hay un buen montón de franceses que cuando leen o escuchan cómo ves su país piensan que la cosa va de ciencia-ficción. Volviendo a lo general, Mike, tú eres tan cenutrio como esos patanes cerrados a todo lo que no sea estadounidense, pero eso sí, tú eres de izquierdas.

Mike eres el azote de la “América Corporativa”, eres un outsider al que las grandes empresas intentan silenciar pero, de una manera un poco rara ¿no? Porque tus obras son distribuidas por esas mismas grandes empresas ¿no? Desde luego si que son retorcidos esos bastardos que intentan censurarte sacando lo que haces a la luz ¿Hasta dónde puede llegar la mezquindad humana? ¡Atreverse a publicarte y distribuir tus películas! ¡Qué desfachatez!

Mike, tú como otros de de la progresía mundial, no has respondido aún a una pregunta clave ¿qué hacemos con los tiranos? Lo digo porque por un lado te molesta que EE.UU. los apoye –cosa que caracterizo a tu bienamado Clinton y a tantos otros presidentes demócratas y republicanos- y también te molesta que actúe contra ellos. Si las dos opciones están mal, tú qué propones Mike. Espero con impaciencia tu respuesta. ¡Ah! Estoy de acuerdo contigo en que la familia Saud se merece que les den caña a todo trapo.

Otra cosa en muchos casos criticas la política exterior de tu país –que si Vietnam, que si tratos con dictadores, que si esto que si aquello- pero sistemáticamente obvias sus partes buenas, ya sabes eso de las dos Guerras Mundiales, eso de defender Corea del Sur, eso de…

Mike, deja ya lo de que Bin Laden está gravemente enfermo del riñón y que en esas condiciones es imposible que se escape; o sea que si no lo han encontrado es porque no lo han buscado y así mantienen la Guerra contra el Terrorismo en continuo movimiento… Demasiados X Files y mucha “conspiranoia”, tío.

Te voy a pedir un favor: deja de sermonearnos. Tú, Noam Chomsky, Oliver Stone, Tim Robbins, Sean Penn, etc. dejaos la actitud de listillos “hacedme caso yo se lo que se cuece y vosotros sois tan cafres que no os estáis enterando de nada… menos mal que estoy aquí para advertiros de las cagadas que cometéis”.

Ahora que menciono a algunos prebostes del cine; en “¿Qué han hecho con mi país, tío?” escribiste que había que matar a Horatio Alger, -qué cómodo, ya está muerto- y todo porque perpetúa la idea del “sueño americano” y “te puede pasar a ti”; bueno si eso te parece digno de pena de muerte te recomiendo que mires hacia Hollywood donde hacen miles de películas de ese estilo; aunque supongo que tú no dirías que “hay que matar a Fulano y Mengano en Hollywood” ¿no? Que los chicos de la industria del cine son tus amigos, te dan trabajo y premios, incluso se levantan para aplaudirte a rabiar cuando lo del Oscar ¿qué importa que ellos hagan un montón de películas de esas que tu consideran tóxicas para la mentalidad de tus compatriotas?

Para concluir y en cuanto a tu opinión sobre la derecha, joder Michael, menuda sarta de tópicos y prejuicios. Sabes que no nos comemos a los niños ¿verdad? Muchos somos de “derechas” porque la experiencia y la Historia nos han mostrado a muchos gobiernos de “izquierdas” cometer suficientes dislates y aberraciones para que nos guste su retórica tan bonita e idealista. Y mientes cuando identificas derecha con odio; te recomendaría que navegases por Internet para que vieses cómo se manifiestan muchas bitácoras progresistas ("liberales" en la jerga política de tu país) por todas las latitudes. Tú sabes, como yo y como muchos otros a la izquierda y a la derecha, que el problema son los extremistas, los irritados del mundo –no confundir: extremista con apasionado-.

Por cierto, ¿por qué tu ideología es buena y la de los otros mala? ¿Simplemente por ser la tuya? Porque ejemplos de demócratas nefastos hay unos cuantos y de gentes más a la izquierda ni te cuento, así que, por favor, danos una explicación que vaya más allá de “republicanos, malos… demócratas, buenos”.

No sé, supongo que estarás muy ocupado estos días presentando "Sicko" y no responderás, pero de todos modos, gracias por tu paciencia Mike.

Atentamente,
Dick Turpin

2 comentarios:

Argonaut dijo...

El concepto de pingüino se formuló pensando en él: es un pájaro y es bobo.

Dick Turpin dijo...

Bonita enganchada de Michael Moore con Sanjay Gupta, especialista de CNN en asuntos médicos en YouTube.com