miércoles, enero 10, 2007

Rumsfeld



En una entrevista publicada en dos entregas por ABC los pasados 12 y 13 de diciembre de 2006, Donald Rumsfeld,ese hombre al que todo el mundo ama odiar, nos dejó reflexiones a tener en cuenta, publicada en dos entregas por ABC los pasados 12 y 13 de diciembre de 2006.

Destaco alguna respuesta:

"Cal Thomas: Sabiendo lo que sabe ahora, ¿qué podría haberse hecho de otra manera en Irak?

Donald Rumsfeld: Creo que yo no lo hubiera denominado «guerra contra el terrorismo». No pretendo ser crítico con quienes lo han hecho. Sin duda, he utilizado esa frase con frecuencia. ¿Por qué lo digo? Porque la palabra «guerra» evoca más a la Segunda Guerra Mundial que a la Guerra Fría. Genera un nivel de expectativa de victoria y un final de culebrón en 30 ó 60 minutos. No va a ser así. Además, no es una «guerra contra el terrorismo». El terrorismo es un arma predilecta de los extremistas que tratan de desestabilizar regímenes y, a través de un reducido número de clérigos, imponer su siniestra visión a toda la gente que puedan controlar. Así que tengo problemas con lo de «guerra contra el terrorismo».

Quienes se manifiestan a favor del envío de más tropas piensan a menudo en la II Guerra Mundial y en la Doctrina Weinberger, válida para un conflicto entre ejércitos, armadas y fuerzas aéreas. El problema, en el contexto de una lucha contra extremistas, es que cuanto mayor sea nuestra presencia, más pábulo daremos a las mentiras extremistas de que estamos allí para llevarnos su petróleo, para ocupar su país, para quedarnos y no irnos; que estamos contra el islam, en lugar de estar contra los extremistas violentos."


"C. T.: ¿Su mayor decepción?

D. R.: La incapacidad para ayudar a las personas libres del mundo a entender este nuevo siglo y que la lucha en la que estamos inmersos es real, es terriblemente peligrosa para su seguridad, y lamentablemente no va a ser fácil verla como una batalla campal.

C. T.: ¿Hará falta otro 11-S para despertar a la gente?

D. R.: Hay quienes han escrito que esta Administración es víctima de su éxito, debido a que no se ha producido otro atentado dentro de Estados Unidos. Recuerdo que poco después del 11-S me reuní con el sultán de Omán en una tienda. Debía de hacer 60 grados. Toda la ropa que llevábamos encima estaba empapada en sudor. Dijo que eso tan terrible que había pasado podía ser en el fondo una bendición oculta. Puede ser lo que despierte al mundo a los peligros que estos extremistas plantean, antes de que tengan en sus manos armas químicas, biológicas o nucleares con las que puedan multiplicar las muertes provocadas el 11 de septiembre.

Era un hombre sentado en una tienda en el desierto con esa perspectiva y ese conocimiento del peligro que representan los extremistas. Así fue durante un breve periodo de tiempo, pero luego la amenaza disminuyó en la mente de los ciudadanos, mientras que en la realidad no sólo no ha disminuido, sino que ha aumentado debido a los avances tecnológicos. Pensemos en el simulacro de viruela efectuado en el Johns Hopkins, denominado Invierno Oscuro. Se puso en tres aeropuertos de Estados Unidos. En varios meses, o un año, murieron entre 800.000 y 1 millón de personas, de una enfermedad contra la que ya no se vacuna a nadie. Por lo tanto hay cosas que se pueden hacer. Mucha gente tiene tendencia a menospreciar esto, y a burlarse de ello."
La entrevista completa en dos entregas: primera y segunda.

La traigo a colación ahora que Estados Unidos ha golpeado a Al-Qaida en Somalia. Se puede discutir la gestión del ex-Secretario de Defensa en muchas cosas pero en esto de mantener la presión sobre los terroristas lo ha tenido siempre claro. No en balde el titular de la segunda entrega era:

"La amenaza terrorista sólo ha dsminuido en la mente de los ciudadanos"


No olvidemos sus advertencias.

No hay comentarios: