viernes, enero 19, 2007

Niall Ferguson y Kissinger: ¿cuándo a la venta?

El fin de semana pasado leí una entrevista en El Mundo a Niall Ferguson.

Por una vez no me interesan los retruécanos para decir que sí pero no a su relación con los neoconservadores, las fintas del tipo "no se entendió del todo bien lo que quería decir sobre Iraq" o "¿Iraq? ¿Iraq? No me suena. Cáspita, ¡las five o'clock!, ¡hora del té!", lo que me hizo abrir los ojos y dar palmas con las orejas fueron las declaraciones de Ferguson sobre una de sus investigaciones en curso: una biografía de la persona más citada de este blog, HENRY A. KISSINGER, con acceso habitual al biografiado y a sus papeles.

Un paseo por la web del investigador lo confirma. Work in progress.

¿Cuándo sale a la venta el libro? Me pongo ya en la lista de espera.

*********************************************************

More about Mr. Ferguson:

- Reseña de su libro Coloso por el GEES.

- Artículo : Si EE.UU. no mandara en FP. Edición española.

- Artículo: Hegemony or Empire? en Foreign Affairs.

lunes, enero 15, 2007

¿En qué mundo vive?

El general David Richards, al mando del contingente de la ISAF en Afganistán, fue entrevistado por Mikel Ayestarán (ABC, 12/12/06). De sus declaraciones queda la idea de que las tropas bajo su mando están ganando aunque la percepción extendida en nuestros países es que los Talibanes se han reorganizado y recuperan terreno.

¿Cuántas veces hemos visto a los responsables de lo qué sea decir "nuestra labor es buena pero no logramos transmitirlo a la opinión pública", "el problema es de comunicación" y cosas así?

Ya tantas que suena a frase hecha, a escurrir el bulto y, en fin, a topicazo. Creer que una vez alcanzado un objetivo, la "gesta" será conocido en los cinco continentes por el arte de birlibirloque es muy ingenuo. Demasiado.

¿No saben esos responsables que vivimos en una "sociedad de la información" en que tanto importa hacer como contar? ¿Para qué sirven los departamentos de "relaciones con los medios" existentes en todas las grandes organizaciones que en el mundo son? ¿Dónde se esconden los licenciados y/o expertos en todo tipo de disciplinas de la comunicación y del periodismo? ¿De vacaciones? ¿Son todos incapaces o saboteadores? Cuesta creerlo.

Y soy perfectamente consciente de que terrorismo y dictaduras son en esencia propaganda, de igual modo que sé que hay medios de comunicación maleados que quieren contemporizar, que prefieren bajar los brazos o que, simplemente, padecen de pura simpatía por el diablo -razones para justificarse ya han encontrado ellos miles-. Pero no nos pilla de nuevas ¿no?

Por ejemplo, tanto en la National Security Strategy de 2002 (pdf) como en la 2006 (pdf) el Departamento de Estado se apunta que la victoria en la lucha contra el terrorismo pasaba, además de por el componente de seguridad obvio, por la victoria ideológica, por demostrar los beneficios de las sociedades abiertas y de la vigencia de los derechos humanos para todos, en definitiva, por aprovechar el "poder blando" (concepto acuñado por Joseph S. Nye Jr. que Donald Rumsfeld, a. k. a. "Rumstud", consideraba irrelevante) y usar la Diplomacia Pública para desmontar el posible atractivo del islamofascismo.

¿Estamos ganando esa batalla por "los corazones y las mentes"? De hecho, ¿estamos librando esa batalla? ¿Sí o no?

Toca decirle al General Richards, al Maestro Armero o a quien sea que se pongan las pilas ya. Es urgente.

viernes, enero 12, 2007

Uno de Portero (actual) y otro de Bardají (clásico)

1º- Parece ser que Bush y sus neocons vuelven a la palestra con el nuevo plan presidencial para Iraq (The New Way Forward In Iraq... supongo que no habrá sido del gusto de la Comisión Baker-Hamilton que propuso The Iraq Study Group Report -aquí el pdf-).

Sobre las cosas de estos días versa el artículo que sigue:

Florentino Portero: ¡Malditos neocons!

2º- Este rebrote referencias a los neoconservadores en lo medios me ha recordado que hay un artículo -casi una hoja suelta- que se me había pasado "colgar", pero de hoy no pasa; ahí va:

Rafael L. BARDAJÍ, Ser Wolfowitz en España:
"No es fácil ser neoconservador en España. Aquí el término “neocon” se utiliza como un insulto o como una forma de descalificación y desprestigio. Y, sin embargo, mis amigos americanos como Bill Kristol bromean pensando que la España de José María Aznar es el paraíso “neocon” hecho realidad. Desconocen que en nuestro país política e ideología quedaron radicalmente separadas hace años y que si alguien pretende jugar con los valores por encima del pragmatismo ramplón, cuando más, se atreve a presentarse como liberal. Y es que afuera sólo llega la imagen de un presidente cuya política se basa en principios y no sólo en intereses estrechamente definidos, la de una persona firme y, como al mismo Aznar le gusta decir, seria. Y eso, aunque no se pueda contar abiertamente por estos lares, son características muy queridas de los neoconservadores norteamericanos.

Por razones obvias de nuestra cultura política ningún cargo arriesgaría su futuro reconociéndose públicamente como un “neocon”. Sería crucificado rápida e implacablemente por extremista, aventurero, militarista, desestabilizador y visionario. Pero para quienes sí pueden y quieren admitirlo porque no les va en ello su vida política, lejos de ver en esos calificativos algo que repudiar, entienden que vivimos en tiempos revolucionarios donde los cambios se pueden hacer para bien de todos sin tener que vivir atemorizados por ellos. Los cambios conllevan riesgos, pero también grandes oportunidades.

Encararlos apropiadamente. Y para ello, si la necesidad de contar con una acción exterior consensuada lleva a la parálisis, el consenso en política exterior deja de ser deseable. La historia no nos espera. Por tanto, si el Gobierno cuenta con los apoyos políticos y parlamentarios suficientes, debe asumir la responsabilidad de actuar. Así ha ocurrido con la crisis de Iraq, donde el presidente de Gobierno corrió importantes riesgos por cargar con lo que creía era su deber.

También es el desarrollo de una política exterior sustentada en claros principios y no exclusivamente en intereses. Al Gobierno se le critica por ir y estar en Iraq si con eso obtiene contratos para las empresas españolas, por interesado y egoísta, pero también si no los obtiene, por ser el tonto útil de otros países. La cultura del chalaneo y el acomodo fácil no puede entender la defensa de ciertos principios. La extensión de la democracia, como el sistema más adecuado para la realización de las personas y la paz internacional no es ya un capricho. En un mundo turbulento, en el que unos pocos individuos pueden causar daños catastróficos gracias al cruce de terrorismo y armas de destrucción de masas, el cambio de régimen a la democracia se vuelve un imperativo de la humanidad.

En tercer lugar, la democratización puede y debe hacerse por la fuerza, cuando las circunstancias así lo permitan o lo exijan. Saddam ha sido derrocado porque se negó a abandonar su ambición de dotarse de sistemas nucleares y otros. Pero nadie duda de que un Iraq democrático será un valor añadido de incalculable importancia para el futuro del mundo árabe y para sus relaciones con nosotros.

Con estos supuestos se puede entender por qué los “neocons” son vistos con preocupación tanto en la derecha, nada acostumbrada a otra cosa que no fuera la defensa del pasado, y en la izquierda, quien siempre se ha presentado como la detentadora del futuro y de la ética y que no puede admitir verse desbancada como supuesta fuerza motora del progreso y el bienestar sin distingos geográficos, religiosos o culturales.

España ha despertado como una nación que vuelve a jugar en el tablero internacional. Los “neocons” españoles, que los hay, han sido tal vez los únicos capaces de presentar un curso de acción coherente para las circunstancias del momento. Esas circunstancias eran especiales y seguro que no se repetirán en mucho tiempo, y los “neocons” tendrán que abandonar ese paraíso con el que bromean mis amigos. Ellos, cuando Bush sea reelegido, no."
(Publicado en La Vanguardia, el 26 de noviembre de 2003).

Dedicado a Chema del Neoconomicón, a otros neocons -y amigos- online, a Ramón Pérez-Maura y a todos aquellos que tienen la curiosidad necesaria -por ejemplo los admirables Juan Pedro Quiñonero y Gregorio Luri- para no dejarse arrastrar por las grotescas bufonadas con las que los que no saben de lo que hablan -ni quieren saber, of course, que no por otra cosa les calificamos de "impermeables"- sientan cátedra.

jueves, enero 11, 2007

Ernest Maragall, olvidadizo

En un alarde sin precedentes Ernest Maragall, consejero de Educación de la Generalidad y hermano de su hermano, dejó dicho que hay zonas en Cataluña en las que los niños no dominan el castellano...

Mira que me sabe mal tener que poner un pero a esta declaración, pero don Ernest, ¿sólo algunos niños catalanes tienen problemas de expresión en castellano? ¿No ha escuchado los -enigmáticos de puro ininteligibles- parlamentos de Joan Clos y otros "padres de la patria"? ¿Tampoco ha tenido la fortuna de apreciar el rico verbo de esos periodistas que dicen "entreno" por "entrenamiento" -y otras lindezas análogas-? Qué lástima. Y sepa don Ernest que los ejemplos no acaban ahi, pero uno es de natural holgazán y deja al arbitrio de sus señorías buscar otras perlas de gran estilo.

------------------------------------------------------------------------

Los problemas "expresivos" (pedazo de eufemismo, sí señor) de los políticos no se circunscriben a Cataluña y por toda España se pueden "disfrutar" patadas al Diccionario, como ha señalado en dos columnas recientes Arturo Pérez-Reverte (1ª- Matrimonios de género y otras cosas y 2ª- Aceituneros y aceituneras).

miércoles, enero 10, 2007

Rumsfeld



En una entrevista publicada en dos entregas por ABC los pasados 12 y 13 de diciembre de 2006, Donald Rumsfeld,ese hombre al que todo el mundo ama odiar, nos dejó reflexiones a tener en cuenta, publicada en dos entregas por ABC los pasados 12 y 13 de diciembre de 2006.

Destaco alguna respuesta:

"Cal Thomas: Sabiendo lo que sabe ahora, ¿qué podría haberse hecho de otra manera en Irak?

Donald Rumsfeld: Creo que yo no lo hubiera denominado «guerra contra el terrorismo». No pretendo ser crítico con quienes lo han hecho. Sin duda, he utilizado esa frase con frecuencia. ¿Por qué lo digo? Porque la palabra «guerra» evoca más a la Segunda Guerra Mundial que a la Guerra Fría. Genera un nivel de expectativa de victoria y un final de culebrón en 30 ó 60 minutos. No va a ser así. Además, no es una «guerra contra el terrorismo». El terrorismo es un arma predilecta de los extremistas que tratan de desestabilizar regímenes y, a través de un reducido número de clérigos, imponer su siniestra visión a toda la gente que puedan controlar. Así que tengo problemas con lo de «guerra contra el terrorismo».

Quienes se manifiestan a favor del envío de más tropas piensan a menudo en la II Guerra Mundial y en la Doctrina Weinberger, válida para un conflicto entre ejércitos, armadas y fuerzas aéreas. El problema, en el contexto de una lucha contra extremistas, es que cuanto mayor sea nuestra presencia, más pábulo daremos a las mentiras extremistas de que estamos allí para llevarnos su petróleo, para ocupar su país, para quedarnos y no irnos; que estamos contra el islam, en lugar de estar contra los extremistas violentos."


"C. T.: ¿Su mayor decepción?

D. R.: La incapacidad para ayudar a las personas libres del mundo a entender este nuevo siglo y que la lucha en la que estamos inmersos es real, es terriblemente peligrosa para su seguridad, y lamentablemente no va a ser fácil verla como una batalla campal.

C. T.: ¿Hará falta otro 11-S para despertar a la gente?

D. R.: Hay quienes han escrito que esta Administración es víctima de su éxito, debido a que no se ha producido otro atentado dentro de Estados Unidos. Recuerdo que poco después del 11-S me reuní con el sultán de Omán en una tienda. Debía de hacer 60 grados. Toda la ropa que llevábamos encima estaba empapada en sudor. Dijo que eso tan terrible que había pasado podía ser en el fondo una bendición oculta. Puede ser lo que despierte al mundo a los peligros que estos extremistas plantean, antes de que tengan en sus manos armas químicas, biológicas o nucleares con las que puedan multiplicar las muertes provocadas el 11 de septiembre.

Era un hombre sentado en una tienda en el desierto con esa perspectiva y ese conocimiento del peligro que representan los extremistas. Así fue durante un breve periodo de tiempo, pero luego la amenaza disminuyó en la mente de los ciudadanos, mientras que en la realidad no sólo no ha disminuido, sino que ha aumentado debido a los avances tecnológicos. Pensemos en el simulacro de viruela efectuado en el Johns Hopkins, denominado Invierno Oscuro. Se puso en tres aeropuertos de Estados Unidos. En varios meses, o un año, murieron entre 800.000 y 1 millón de personas, de una enfermedad contra la que ya no se vacuna a nadie. Por lo tanto hay cosas que se pueden hacer. Mucha gente tiene tendencia a menospreciar esto, y a burlarse de ello."
La entrevista completa en dos entregas: primera y segunda.

La traigo a colación ahora que Estados Unidos ha golpeado a Al-Qaida en Somalia. Se puede discutir la gestión del ex-Secretario de Defensa en muchas cosas pero en esto de mantener la presión sobre los terroristas lo ha tenido siempre claro. No en balde el titular de la segunda entrega era:

"La amenaza terrorista sólo ha dsminuido en la mente de los ciudadanos"


No olvidemos sus advertencias.

martes, enero 09, 2007

5 cosas que... meme al canto

Recojo la invitación del Chema que no es tal y van 5 cosas que sus señorías no saben de mí:


1º- Tengo bastante buena memoria para las películas (soy de esos que se acuerdan de qué ha realizado ese director, que por cierto antes era guionista y blablabla) y mala para las novelas (al mes de haber terminado una puedo tener serios problemas para recordar los datos concretos de la trama y los personajes). ¿Memoria como un queso gruyere? Posiblemente.

2º- Cuando estoy en períodos de actividad intensa escucho música constantemente, cuando estoy perezoso soy incapaz de decidir qué cd oír y me quedo sin música de puro apático. Ambos estados pueden prolongarse bastante en el tiempo. ¿Será ciclotimia, doctor?

3º- Soy bastante anglófilo. Nunca me convenció lo de "la Pérfida Albión" de nuetros clásicos y estoy más en la línea de "Britannia rules the World".

4º- Elegí el nombre de
Dick Turpin porque guardo un vago, impreciso pero muy grato recuerdo de la serie de televisión de los años setenta. Dick Turpin era como Curro Jiménez pero hecho en Inglaterra -y ya he dicho que tengo una anglofilia considerable-. Además cuando estaba refrescando mis recuerdos sobre el personaje -gracias "mr. google"-, encontré que era un "highwayman" (un salteador de caminos, para etendernos) lo que me recordó una canción de Loreena McKennitt (aquí un video de la canción con posibilidad de karaoke... ¿maravillas de la técnica?). Otra opción que barajé para identificarme en este blog fue el Harry Flashman, personaje cobarde, canalla, bribón y suertudo que protagoniza una serie de divertidas novelas de George MacDonald Fraser.












5º- Últimamente tengo un poco abandonado este rincón porque estoy organizando mi mudanza al otro lado del charco. Voy a hacer las Américas durante una temporada.

Ahora la pelota pasa a Dwight, Clausius, Argonaut y a todos los que por aquí pasen y todavía no hayan caído en las redes del meme -eso sí, que dejen noticia de la visita para que podamos leer sus confesiones-

¡Vaya diferencia! Que aprenda Berzosa

Hace fechas escribí lo pobre y tendenciosa que resultaba una Tecera de Carlos Berzosa en el ABC sobre dos economistas que murieron el año pasado: Milton Friedman y John Kenneth Galbraith. En El Magazine de El Mundo de hace dos semanas, un especial obituarios de 2006, Antonio Garrigues Walker se encargaba de Friedman y Galbraith al alimón. Sus palabras resultan mucho más inspiradas, enjundiosas y mucho más honestas intelectualmente que las del Rector de la UCM.

¡Qué diferencia! Sin caer en un plomo intelectualoide ni en la erudicción de pacotilla en breves líneas el señor Garrigues perfila las señas profesionales de ambos economistas.

---------------------------------------------------------------------------

Chema efectivamente serán las cosas del "nuevo" blogger porque yo recordaba que aparecías identificado en el comentario al post sobre Berzosa.

lunes, enero 08, 2007

¿Monarquías comunistas? Parece que sí. Y una respuesta sensata

Kim Jong Il ocupó el poder en Corea del Norte a la muerte de su padre, Kim Il Sung.

Raúl Castro se apresta diligente ocupar el puesto de su hermano Fidel en cuanto la ocasión se dé.

El padre de Hugo Chávez, Hugo de los Reyes Chávez es el gobernador del Estado de Barinas -del cual es oriundo el presidente de la República Bolivariana de Venezuela-.

¿Pero no dice el presidente Chávez -y sus publicistas- que su gobierno rompe con el control del poder por parte de las oligarquías y elites tradicionales? ¿No suelen decir "los especialistas de la denuncia" que hay democracias formales donde los mismos apellidos se repiten y que siempre están en el poder?

En España IU y PCE -aunque no solo- se declaran furibundamente republicanos y antimonárquicos. ¿Por qué no dicen nada de este curioso estilo sucesorio y de organizar el reparto del poder de manera que "todo queda en casa" de los países comunistas o socialistas del siglo XXI? ¿Doble rasero? ¿Porque somos de izquierda que dijo aquélla?

¿Monarquías comunistas? Parece que sí

Al hilo de este asunto de "¿republicano o monárquico?" que tanto nos gusta a los españoles y que sirve a Buenafuente y a Eva Hache para hacer un chiste por programa -mira que son pesados con el republicanismo de boquilla- encuentro una respuesta absolutamente sensata, lo que no es muy normal en los tiempos que corren. Entrevista en XLSemanal a Antonio Gamoneda, poeta premiado, sobre el asunto de este post:

"XL. ¿Republicano (o, desde ahora, no tiene más remedio que hacerse monárquico)?

A.G. Yo pienso que lo que soy es demócrata. Considero secundaria la forma institucional del Estado. Es decir, una república totalitaria para mí es mala y una monarquía democrática, buena."


Claro ¿verdad? Lo suscribo.

El resto de la entrevista me pareció algo cursilona pero si alguien tiene interés que pinche aquí.