jueves, diciembre 21, 2006

Máximo Cajal visionario, as usual


Hace ya unas fechas Máximo Cajal nos deleitó como él estila con "Una propuesta ética", artículo aparecido en El País (14/11/2006). La propuesta ética del título es la Alianza de Civilizaciones, cómo no; claro, Cajal es Representante del Gobierno español en la Alianza así que le toca defender la cosa.

Eso sí, el título ya tiene su miga. ¿Supone Cajal que aquéllos que no suscriban la alianza de civilizaciones carecen de ética? ¿La ética sólo se puede expresar mediante las iniciativas POLÍTICAS que salgan del proyecto de la Alianza de Civilizaciones?

Si es así pues nada, servidor no "es ético" porque no está por documentos tan absurdos y vacuos como el Informe que el Grupo de Alto Nivel presentó en Turquía el 13 de noviembre (enlace al pdf del documento).

Volviendo a Cajal, no tiene muchas sorpresas lo que sostiene, muy en la línea del pensamiento exterior de Rodríguez Zapatero -que Occidente se flagele por su soberbia y desconocimiento, que la pobreza es la cuasa de todo, etc.-. Tan acertado análisis está recogiendo sus frutos, un éxito sonado ¿no?.

Pero del texto rescato el último párrafo:

"(...) Es la ideología, ciertamente. Lo que marca la diferencia. La que está en las antípodas de aquel otro pensamiento que fue tomando cuerpo en la política exterior española a lo largo de los ocho años anteriores. Se resumía éste en el unilateralismo, en un atlantismo exacerbado, en los desastres de la guerra y en un mal disimulado desprecio por las Naciones Unidas herencia del pensamiento neoconservador, fuente de la que con tanta fruición sigue bebiendo alguno entre nosotros.

Máximo Cajal es embajador de España"
Sólo con leerlo basta para decir que al señor Cajal lo que realmente le gusta es la política; así que para bien de todos me atrevo a animarle a dejar la diplomacia e ingresar en el PSOE -que viendo cómo se eligen a los embajadores en los últimos tiempos es la mejor manera de hacer carrera en el servicio exterior español-. Vamos por ocho "embajadores políticos" y todos tan felices. Por cierto, con Aznar, el revienta consensos, el número máximo de estos enviados cuyos méritos son los servicios prestados al partido fueron tres y lo normal dos.

Como el propio señor Cajal escribe: "Es la ideología, ciertamente"

3 comentarios:

Argonaut dijo...

Y tan cierto. Lo que pasa es que me temo que Cajal aún no se ha dado cuenta que cuando la ideología entra por la puerta las ideas salen por la ventana. Lo de siempre: pura fe voluntarista del "yomolomuchismo", no como esos egoístas neocones. Porque hace falta fe o estupefacientes ideológicos para lo de la ONU, o para tildar de iguales a satrapías califales...

Argonaut dijo...

Y tan cierto. Lo que pasa es que me temo que Cajal aún no se ha dado cuenta que cuando la ideología entra por la puerta las ideas salen por la ventana. Lo de siempre: pura fe voluntarista del "yomolomuchismo", no como esos egoístas neocones. Porque hace falta fe o estupefacientes ideológicos para lo de la ONU, o para tildar de iguales a satrapías califales...

Anónimo dijo...

Je. Este es el que defendía que había que "devolver" Ceuta y Melilla a Marruecos, creo recordar. Si se molestase en estudiar un poquito en serio lo que pasa en el mundo vería que el "mar de pobreza" no es el que provoca que salgan bestias como los de Al-Qaeda (señores, por lo general, con bastantes medios).
Asímismo vería también que la globalización es una cura contra la pobreza; que ésta se ha reducido muchísimo en los últimos veinte años y que, más que la pobreza, la falta de libertad y la corrupción son las principales causas de la pobreza.

Un saludo,
Dwight