miércoles, noviembre 01, 2006

Enfoque, Fernando Moraleda y la desmemoria

El jueves pasado vi un debate en La2. Hasta ahora lo he estado digiriendo. Lo cogí empezado aunque creo que ví lo suficiente. Se trata del programa Enfoque, moderado y dirigido por Elena Sánchez, en él, Gabriel Elorriaga y Fernando Moraleda, flanqueados por Ignacio Camacho y Soledad Gallego-Díaz, hablaban sobre eso tan impreciso de "la crispación" política.

El tono por no caer en aquéllo que se denunciaba fue muy moderado, quizá hasta sosete, pero peores cosas hemos visto.

La sorpresa por alguna de las cosas oídas hizo que aguantase hasta el final sin pasar a Sin rastro que va a la misma hora en Antena3. Os enumero lo que me pareció más llamativo:

1º- Repetidas y oscuras alusiones a medios de comunicación sin representación en la mesa, o sea El Mundo y la COPE, trufaron el programa. Transparentes menciones sin dar nombres, directas referencias indirectas asequibles sin necesidad de ser doctor en Semiótica por Harvard. Si todos iban a estar de acuerdo en que la crispación proviene de esos focos "infecciosos" hubiera sido deseable alguna representación de los aludidos ¿no? Por fomentar el debate, digo.

2º- Las participaciones de I. Camacho me dejaron la sensación de que está en buena forma en su crítica al gobierno. Parece cómodo desde que dejó la dirección del ABC. Los problemas llevan una temporada en la mesa de Zarzalejos.

3º- Nunca había visto en acción a Moraleda hasta el jueves pasado y, visto lo visto, me deja una impresión negativa. Demasiado pagado de si mismo, demasiado convencido de su superioridad moral. Su estilo, autoritario a la par que fullero, quedó bastante patente.
El ejemplo palmario de lo que digo se produjo avanzando ya el programa; a respuesta de alguien del público, que afirmaba que el comportamiento de los políticos desagrada a la ciudadanía y eso les pasará factura, Moraleda afirmó que, efectivamente, los ciudadanos comprenden lo que está pasando y éso lo pagará el PP. ¡¡¡Caramba, caramba!!! ¿El gobierno no es parte de la "clase política" o qué? ¿El PSOE -aunque no sólo el PSOE- no tiene arte ni parte en el jaleo?
Un magnífico representante del pensamiento único; que es único no porque sea cierto sino porque ni llegar a otras conclusiones dejan. Joer.

4º- Elorriaga y Camacho fueron incapaces de establecer cuál es el origen de la tensión política actual. No pudieron, no supieron o no les dejaron. Cuando Elorriaga intentó decir que la crispación presente ni es tanta ni tan grave como ha sido en otros momentos, que actualmente se magnifica -con fines partidarios- la tensión Gobierno-Oposición y que es una realidad presente en nuestra vida política desde la misma Transición, recordando por ejemplo los meses alrededor del 23-F, Moraleda le cortó y no dejó concluir su argumentación.
El encargado de la comunicación gubernamental dijo que era falso sostener que la supuesta crispación de entonces tuviera que ver, justificara o explicara el intento de golpe de Estado.

Era evidente que Elorriaga no estaba diciendo eso ni nada parecido, pero la interrupción tuvo su efecto, relegando la interesante cuestión al olvido.

Porque la crispación no empezó ayer. Qué va. Crispación ha habido mucha, tanta que casi se puede decir que, lamentablemente, es moneda común en la política española.

Por no remontarnos mucho -que se podría-, decidme si no estaban cargadas de crispación las manifestaciones de la oposición parlamentaria y grupos afines contra el Gobierno de Aznar. Por el Prestige, Iraq o por lo que fuera cualquier muestra de encono antigubernamental era aceptable y jaleada por algunos medios de comunicación -que sí estaba representado en el debate-.

Decidme si no había una clarísima crispación en los modos -muy ajenos a lo que el Parlamento debería representar- de la otrora oposición en las sesiones del pleno del Congreso en a recta final de la anterior legislatura. ¿No era aquéllo una estrategia de crispación?

¿No fueron acosadas sedes del PP por toda España? ¿Qué trato recibieron los interventores del Partido Popular en muchos colegios electorales el 14 de Marzo de los simpatizantes de PSOE, IU, etc.? ¿Qué escena vimos cuando José María Aznar y Ana Botella fueron a votar aquel mismo día? ¿No denunciaron Pedro Almodóvar y Monserrat Tura oscuras conjuras que nunca probaron y que se demostraron más falsas que un diamante de regaliz? ¿No dijeron Pepe Blanco y Rafael Simancas que tenían pruebas de sobornos para que el PSOE no gobernase la Comunidad de Madrid? ¿Por qué nunca las presentaron?

¿Dignos ejemplos de una democracia modélica? ¿Muestra de incomparable respeto a las instituciones? Me temo que no. Además, contra todo lo que se podía esperar de un líder político que aspirase a tal, Rodríguez Zapatero, que lleva a gala todo aquello de lo que carece, no condenó ninguna de esas exquisitas muestras de "civismo". Demostración de su talante, supongo.

En otros países con más tradición nada de aquéllo hubiera ocurrido. Cada cual hubiera votado lo que le hubiese venido en gana. Se hubiera respetado el día de reflexión. Sin necesidad de insultar ni de intimidar. Incluso, de haberse producido cualquier altercado, todos los partidos políticos los hubieran condenado sin paliativos. Aquí, sin embargo, nos inflamos a oír declaraciones del tipo "sí, pero...", que no manifiestan repulsa sino que justifican.

En fin, basta por hoy. Supongo que volveré sobre estas cosas. Queda escrito.

*********************************************************
ACTUALIZACIÓN (3 de noviembre): Clausius desde Curiosidades de nuestro curioso mundo ya había señalado las "actitudes" y el potencial de Moraleda, ese señor tan simpático.

No hay comentarios: