martes, octubre 31, 2006

Corea del Norte y Bush. ¿Ejemplo de multilateralismo efectivo?

De un recomendable artículo del Grupo de Estudios Estratégicos titulado ¿Tan mal lo ha hecho Bush? rescato un párrafo:

"Las críticas arrecian desde la izquierda. Los más irresponsables afirman sin pudor que el pobre Kim se ha visto obligado a desarrollar el arma nuclear para defenderse de las agresiones de Bush. La ignorancia es osada. ¿Qué necesidad hay de molestarse en comprobar cuándo y por qué comenzó el programa nuclear? ¿Para qué repasar, o leer por primera vez, cómo Clinton trató de contenerlo y cómo fue engañado? Los más moderados acusan al presidente norteamericano de haberse distraído con temas menores, léase Irak, y haber desatendido los mayores: Irán y Corea. Estos últimos, que sí conocen el dossier y saben de qué hablan, no juegan del todo limpio; tampoco es costumbre hacerlo en política. La razón de que se atacase a Irak y no a los otros es que era viable. La invasión y cambio de régimen en Corea del Norte o Irán es una tarea mucho más complicada. Pero además ellos no la hubieran apoyado. Sin recurso a la fuerza, ¿cómo había que haberlo hecho? El silencio es sepulcral."


He destacado en negrita unas frases con las que me siento especialmente identificado. Supongo que os habrá ocurrido; se trata de ese momento de discusión con alguno de los detractores de la política exterior de Bush en que, tras haber oído una y mil veces topicazos como "no se puede imponer la democracia" (desmostrando un desconocimiento histórico bastante considerable) y demás cosas de este cariz, preguntas:

"Vale majete; o sea que lo que hace Bush está mal ¿cuál es la alternativa que sugieres?"

La respuesta más profunda que he conseguido es: "no sé, pero ésto no".
Y eso cuando se dignan a responder. Olé sus cojones y el pensamiento denso. Ellos critican la política de la Administración Bush -y cualquier cosa que haga Estados Unidos- que es gratis y allí ni se enteran ni les importa, pero tampoco tienen propuesta alguna que ofrecer.

Dado que no proponen nada y critican todo, lo que hacen es defender el mantenimiento del status quo, que nada cambie, que los que viven bajo la tiranía sigan así. Al mismo tiempo, y sin que la lógica o la coherencia hagan mella en ellos, son capaces de lanzar el clásico discurso de preocupación por las condiciones de vida en el Tercer Mundo, la falta de libertades en algunos países, la situación de las mujeres en los países que siguen la Sharia, etc.

Cada día tengo menos esperanzas de que me aclaren los meandros de los que brotan planteamientos tan divergentes. Eso sí, luego se enfadan si les "haces notar" que con semejante actitud apoyan -de hecho- a las dictaduras que critican -con la boca pequeña-. En fin, paciencia y no desfallezcamos.

Volviendo al artículo del GEES, demuestra que la inacción no es la respuesta. No lo ha sido con Corea del Norte ni lo será con Irán.

A Bush debemos echarle en cara no haber afrontado la cuestión con más determinación y haber seguido las directrices del Departamento de Estado. Los diplomáticos estadounidenses, Japón y Corea del Sur diseñaron una estrategia propia del más rancio realismo para tratar el desafío norcoreano. Para consolidar las lineas maestras involucraron a China y Rusia en interminables negociaciones a seis bandas para la No Proliferación en Asia. Toda esa estrategia se ha ido por el retrete.

Especialmente maquiavélica ha sido la actitud China que por un lado protege a Kim Jong Il y por otro intenta parecer un Estado preocupado por la proliferación nuclear (qué bien expresado por Cox&Forkum en "Saving Face")



Actuando así no sé cómo la Repúbica Popular de China espera que la comunidad internacional -y menos los Estados Unidos- confíe en su capacidad de liderazgo y en su responsabilidad como potencia regional y mundial.

Además Estados Unidos, Corea del Sur y Japón han otorgado cuantiosas ayudas económicas al régimen comunista norcoreano en un vano intento de garantizar cierta estabilidad regional. Los vecinos del sur viven con el temor a que otra hambruna como la que padeció Corea del Norte tras el colapso del U.R.S.S. pueda generar una crisis humanitaria de imposible absorción por su tejido socio-económico. A su vez, una crisis económica coreana profunda tendría efectos en el País del Sol Naciente y, como las fichas del dominó, la crisis económica se extendería por todas partes. Quizá sea un escenario catastrofista pero mejor ponerse en lo peor.


En todos estos cálculos los norcoreanos no parecen importarle a nadie lo más mínimo; las instituciones internacionales y las Cancillerías del mundo no se preocupan un pimiento por ellos, así las cosas da la sensación de que a los norcoreanos les pueden ir dando y a seguir sufriendo hambrunas, campos de concentración, experimentos con armas de destrucción masiva y todo lo que se le ocurra a su "carismático" líder.

¿Han servido para algo esos millones de dólares en ayuda? Sí, claro. Para que los hombres fuertes de esta singular monarquía se hayan forrado los bolsillos. Como siempre. Los gerifaltes de la Corea del Norte se han ocupado de mantener a sus ciudadanos-camaradas-súbditos al borde del límite de subsistencia. La población norcoreana se ha convertido en la pistola en la mano de Kim Jong Il para chantajear a Corea del Sur y al resto del Mundo.


Por supuesto la ONU ha estado do suele. No hay decepción en su inoperancia; sólo hastío. Quizá el Secretario General Designado, Ban Ki-Moon, pueda y quiera darle la vuelta a la organización. Ojalá.


Kim Jong Il ya tiene la Bomba y ¿ahora qué? ¿toca esperar el día en que al dictador del pelo cardado se le cruce el cable -más de lo que ya está- y tengamos un "problema" nuclear volando rumbo Tokyo o Seúl?

Además, ahora la cosa se ha complicado, lo que pase con Corea del Norte será un precedente para Irán.

Los Estados Unidos han apoyado todas las iniciativas regionales y multilaterales que se han puesto en marcha, ¿dónde están ahora los que critican el unilateralismo yanqui? ¿pueden explicarme ahora las virtudes de las negociaciones a varias bandas?

Enhorabuena a los partidarios del multilateralismo. Un gran logro que anotar en su haber. El mundo es un sitio más seguro hoy ¿no?

**********************************************************

ACTUALIZACIÓN (2 de Noviembre): Parece que las presiones de China -¿realmente comprometida con la causa o sólo preocupada por lavar su imagen?- pueden reabrir las negociaciones a seis bandas. Ojalá sirva de algo pero seamos prudentes que esta película con los mismos actores ya la hemos visto. Creo que sólo si la República Popular China desea cambios en la actitud norcoreana podemos esperar un desenlace diferente.

No hay comentarios: