domingo, septiembre 10, 2006

Reflexión breve

El Consejo de Seguridad de la ONU con la resolución 1701 (el pdf aquí) llegó a una de esas decisiones consensuadas de escasa efectividad y muy pensadas de cara a la galería. O sea muy del gusto de la prensa que no piensa cómo podrá el ejército libanés desarmar a Hizbolá cuando se ha mantenido absolutamente al margen de la lucha entre Israel y el "partido de Alá". ¿Quién controla el territorio? Parece que no son las fuerzas armadas libanesas ¿no? También se manda una misión de paz -es decir ejércitos con casco azul- que realmente poco puede hacer. Es decir, se expone la vida de los soldados en una zona muy problemática sin órdenes claras y sin una misión que merezca la pena el riesgo, mientras Israel se echa atrás y los de Hizbolá siguen recibiendo apoyo "técnico y logístico" de sus amigos iraníes y sirios.


Con todo y con eso, creo que lo grave no está tanto en el desarme de Hizbolá -que también- como en aceptar su mera existencia -o acaso hemos olvidado que se trata de un grupo terrorista y que eso es ya un quebranto de cualquier simulacro de legalidad internacional-. Que nos hayamos acostumbrado a aceptar a actores como éste en la política mundial y que les hayamos considerado como interlocutores equiparables a Estados legítimos es lo que desprestigia el sistema de Naciones Unidas.


Por eso -aunque no sólo- la actual Administración estadounidense -y muchos más- ven la institución "de Kofi Annan" como parte del problema y no de la solución.


------------------------------------------------------------------------------
Addendum: por problemas técnicos he tenido que rehacer más o menos igual este post... joder con las maravillas de las tecnologías

No hay comentarios: