lunes, septiembre 25, 2006

Lecturas recomendadas

Poder y debilidad de Robert Kagan es, posiblemente, el libro más conocido del pensamiento neoconservador y sin duda el que ha gozado de mayor popularidad, aunque no es el más representativo de los textos del neoconservadurismo.

Hay que advertir que no es un manual de relaciones internacionales ni pretende dar una explicación global a todas las amenazas presentes de la sociedad internacional. Es un texto con voluntad de generar polémica, que anima a debatir lo que en él se dice, de ahi su toque panfletario y periodístico -en el mejor sentido de ambas palabras-.

El libro, que apareció en 2003, atiende a la creciente distancia entre Estados Unidos y Europa en cuanto a la visión de las realidades del mundo. Esa "brecha" en las percepciones ha causado tensiones más que evidentes por todos conocidas.

El libro surgió como ampliación de un artículo del mismo autor en Policy Review.

Y ahora un escrito referente para todos los que se interesan en las relaciones internacionales: Diplomacia de Henry Kissinger.

Extenso y apasionante texto que se beneficia de un estilo asequible y explicativo. El eje del libro es la constante tensión entre idealismo y realismo en la Diplomacia; ni que decir tiene que el ex-secretario de Estado opta por el realismo, del que es uno de los máximos valedores.

Tras un breve análisis de antecedentes diplomáticos europeos se concentra en la política internacional de Estados Unidos, en cómo fue y cómo debe ser. Esa es la parte más interesante porque nos enseña las líneas de continuidad que han dominado el pensamiento norteamericano y las aportaciones novedosas con las que se ha ido dando respuesta los desafíos concretos por los que ha pasado la política de Estados Unidos.

El antiguo colaborador de Nixon insiste en la necesidad de definir explícitamente cuál es el interés nacional de Estados Unidos para evitar una excesiva volatilidad y discontinuidad de su acción exterior. Se nota que no conoce la política española marcada por la incapacidad para definir no ya nuestros intereses sino nuestro propio carácter nacional.

El texto, en menor medida que en Mis Memorias, también ofrece justificaciones a la propia acción política de Kissinger, sabedor de los muchos detractores que tiene su forma de entender las relaciones internacionales. Por ejemplo y sin ir más lejos, los neoconservadores son muy críticos en general con los postulados del realismo.


Había pensado poner algo de Noam Chomsky -servidor está en contra de sus teorías pero algunos le ven como el gran gurú de la izquierda, que cada cual juzgue- pero después de la publicidad de Hugo Chávez a sus textos lo dejaré para mejor momento. ¡Ey! la propaganda chavista funciona.

Chomsky (enlace a su página personal) siempre me recuerda una frase de Irving Kristol:

"Nuestros intelectuales pueden sentirse "alienados" en la ortodoxía representada por The American Way of Life; pueden sentirse a disgusto en el mundo creado por ese modo de vida. El pueblo norteamericano, en su abrumadora mayoría, no se siente ni tan alienado ni tan a disgusto. Por su parte, el neconservadorismo se autoimpuso el designio de explicar al pueblo norteamericano por qué está en lo cierto, y a los intelectuales por qué están equivocados" (Reflexiones de un neoconservador, edición en español en Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 1986).

4 comentarios:

Whitard dijo...

Tengo entendido que Christopher Hitchens escribió un libro bastante duro con Kissinger, ¿lo conoces? Me pareció curioso porque Hitchens es uno de los más firmes defensores de la actual política exterior norteamericana.

Dick Turpin dijo...

Conozco el libro "Juicio a Kissinger" -del que se hizo también un documental del mismo título para tele, que si te interesa no debe ser muy difícil de conseguir-. Fundamentalmente se trataba de la implicación de EE.UU. en el apoyo al golpe contra Allende cuando Kissinger era el gran factótum de la política exterior norteamericana. no lo recuerdo mucho, en cuanto pueda le echaré un ojo al documental para que me refresque un poco el contenido de la cosa. No es nuevo que Kissinger levanta admiración y rechazo en proporciones iguales y su figura no suele dejar indiferente. pero aparte del juicio personal, creo que sus escritos son muy potentes y de gran calidad.

No me parece tan raro que Hitchens (http://www.hitchensweb.com/ esta es la dirección de su página) apoye la actual política de Bush contra Saddam, etc. Él criticaba a un dictador -Pinochet- y a aquellos que de alguna manera le apoyaron, y ahora crítica a un dictador -Saddam- y apoya a los que le han derrocado... Me parece bastante coherente y no como la mayoría de nuestros intelectuales españoles que se apañan muy bien para diferenciar a las tiranías buenas de las malas, en increibles alardes de fariseismo e hipocresía.

Es más curioso que Kissinger haya apoyado a los neocons y la participación en Irak porque los partidarios de la realpolitik -y el ex-secretario de estado lo es y nunca lo ocultó- no son muy amigos del "nation building" y del idealismo democrático de los neocons, pero esa es otra historia

Whitard dijo...

No sabía lo del documental, ya lo he encontrado en Google Video y en el Emule. Así que gracias.

En cuanto a la supuesta incongruencia de Hitchens, lo has explicado perfectamente y creo tienes razón. Además, a Hitchens solo le he leído (además de artículos sueltos) las Cartas a un joven disidente, supongo que lo tengo un poco descolocado

Saludos.

Dick Turpin dijo...

Es posible que tuvieras bien situado a Hitchens, que es un tipo de esos con evolución intelectual a lo largo de su vida y que si no me equivoco salió del trostkismo o alrededores (es curioso la de gente que sale del trostkismo y se recicla luego; el primero que me viene a la cabeza es Irving Kristol), o sea que por lo menos no se acartona cual columnista de EL País