martes, septiembre 19, 2006

La Paradoja Ratzinger

"La paradoja Ratzinger" que podría ser llamada también "La paradoja Sarkozy" o "quien no quiere entender no entiende" por no decir "da igual lo que digas que será usado en tu contra".

¿En qué consiste "la paradoja R"? Básicamente en que alguien -interesadamente- malinterpreta las palabras de un discurso del Papa, diciendo que fomentan el odio y que no hacen más que azuzar fuegos y blablabla.

Conclusión: para demostrar su alta tolerancia los jerifaltes islamistas más radicales, proceden a amenazar, agredir, intimidar y -parece que- también asesinar.
Si la reacción de los islamistas es tal ¿qué había de equivocado en las palabras que citaba Benedicto XVI? Ya puestos ¿por qué no protestan desde el Islam contra los que hacen una interpretación tan violenta y radical de su religión?

Parecido a lo que ocurrió en Francia hace unos meses como muchos recordaréis. Ante una serie de altercados protagonizados por jóvenes de algunas barriadas de las grandes ciudades, el Ministro del Interior, Nicolás Sarkozy, dijo que los que perpetraban semejantes fechorías "eran chusma". La natural y lógica reacción de los que se dieron por aludidos: "el ministro provoca y nosotros respondemos"; así que para demostrar que no eran “chusma”se pusieron manos a la obra al noble arte de quemar coches ajenos y otros sanas muestras de esparcimiento urbano. Así las cosas si unos vándalos queman coches, el ministro del Interior debe dialogar y no hacer que se cumpla la ley, menuda tentación represora y totalitaria ¿no?; qué importa que se perjudique al humilde ciudadano que no tiene culpa de nada.

Estas son muestras de lo qué son nuestras sociedades comodonas y blanditas. Podrían valer otros ejemplos, las avergonzadas reacciones occidentales con el jaleo de las archiconocidas caricaturas o la necesidad de dialogar con terroristas de todo pelaje. Por estas latitudes de la "Vieja Europa" estamos tan carcomidos por lo políticamente correcto que nos preocupa más lo qué dicen de nosotros que hacer lo correcto.

Todo ello me lleva a plantear que para ser un delincuente hay una gran posibilidad de "irse de rositas" si se consigue la connivencia de los siempre dispuestos amigos del diálogo y la tolerancia a cualquier precio; con inventarse una coartada que cargue las tintas contra otros y que apele a las creencias de la progresía basta. Ese es el pie que los medios de comunicación y los eruditos al uso tomarán para salir con sus discursos sobre las condiciones de pobreza como generadoras de violencia y otras paparruchadas del estilo. Y eso es lo peor, que de puro acomplejados, somos nosotros mismos los que les damos las justificaciones para que "los malos" sigan en lo suyo, "erre que erre", sin ánimo de enmienda. Y con una sonrisa que no nos lamemos.

Buena parte de nuestra Izquierda protege lo que sea con tal de poder atacar a la Derecha, porque ¿hay algo mejor que poder culpar de todo a la derecha -Sarkozy, Bush, Aznar y el que se tercie- y a la Iglesia -el Papa, la Conferencia Episcopal, el párroco de cualquier recondita localidad, cualquiera vale- y decir que ellos crispan con actitudes intolerantes? Bufff, el sueño de cualquier editorialista progre.

Actualización a 21 de septiembre: El discurso del Papa

2 comentarios:

Argonaut dijo...

En la carrera que muchos media han emprendido para ser los primeros en llegar a la cima de la iniquidad va ganando con diferencia The Guardian. Literalmente ha dicho que la culpa del asesinato de una religiosa en Somalía recae en el Papa por sus palabras. El que apretó el gatillo carece de toda responsabilidad.

Dick Turpin dijo...

argonaut si tienes el enlace de The Guardian, mandámelo al mail por favor y lo pongo.

Hace tiempo que palabras como responsabilidad y sentido común dejaron de tener sentido para algunos -muchos en realidad- medios de comunicación.
luego nos extraña que nadie se haga responsable de nada...¿por qué será?