martes, septiembre 12, 2006

El amigo americano (T. J. Benner)

"Yo vine aquí voluntario, entonces al igual que hoy era consciente de lo que significaba venir a Irak. Tengo una novia maravillosa, trabajo y estudio Humanidades, por lo que se podría decir que tengo mucho que perder si algo me pasara, pero tampoco podía quedarme en casa con los brazos cruzados cuando a mí personalmente mi país me ha abierto muchas posibilidades. Sé que suena como un mensaje muy americano pero esa es la verdad".

"A nadie le gusta entrar avasallando en una casa ajena y observar los rostros de miedo de los niños y las mujeres mientras registramos la casa, pero esta guerra por desgracia es así, una guerra en la que el enemigo se esconde entre la población civil, refugiándose en sus casa y muchas veces exigiéndoles protección. A mí nunca se me olvidarán esas caras, esas miradas"

"Es cierto que muchas cosas no se han hecho bien y que algunos marines no han actuado como se esperaba de ellos, yo entre otras cosas vine aquí porque quería comprobar por mi mismo si era cierto todo lo que se decía por los medios de comunicación en mi país y la verdad es que muchas de las cosas que se dicen no son ciertas. Todos sabemos que se han hecho cosas mal y que las personas que se han equivocado tiene que pagar por ello, pero no todos los marines somos máquinas de matar, torturadores sin sentimientos o psicópatas con un fusil de asalto patrullando por las calles; yo vine a Irak, al igual que muchos otros, para intentar ayudar a esta pobre gente y no para matar a personas inocentes"


Theodore J. Benner, sargento del primer pelotón de la Compañía Bravo (USMC) destinado en Faluya.
(Declaraciones realizadas a Álvaro Ybarra en ABC, miércoles 26/7/2006)

No hay comentarios: