jueves, agosto 31, 2006

¡Virgen Santa, qué tropa!

Don Alfonso Rojo, hoy en ABC:

"No es preciso creerse a pie juntillas que la Armada Española es «la sexta más poderosa del mundo», como afirma la Wikipedia en internet, pero basta entrar en la página web del Ministerio de Defensa para comprobar que seguimos teniendo un estupendo portaviones llamado Príncipe de Asturias, una decena de fragatas entre las que se incluye la Álvaro Bazán, cuatro submarinos, media docena de cazaminas, dos buques de asalto y una treintena de patrulleras.

¿Y a nadie en La Moncloa se le ha ocurrido que esa flota se las pintaría de miedo bloqueando el paso a los facinerosos que se hacen de oro traficando con la miseria, el hambre y las ilusiones de miles de africanos?

Pues no. Lo que se estila aquí es que nuestras Fuerzas Armadas repartan mucho bizcocho, pongan incontables inyecciones y se agoten arreglando carreteras, reparando vallas y pintando escuelas. Que se dediquen a defender a España y los intereses españoles, parece excluido."

Sospecho que los ingleses, los franceses o los portugueses, que en estas cosas de la milicia siguen siendo bastante clásicos, nos miran con una mezcla de conmiseración y pena. Después de escuchar a la vicepresidenta De la Vega, se habrán preguntado si a los españoles senos ha olvidado que antes de pedir auxilio ajeno, suele ser conveniente intentar ayudarse a si mismo."


Más claro agua. La vicepresidenta mientras rogando por las Europas (por el caso que nos hacen se nota que hemos vuelto a su corazón; por cierto, nunca imaginé que el corazón de Europa coincidiera geográficamente con el ojete de Francia, que es donde tenemos nuestra lengua).

Aunque a lo mejor es que soy un zote y no comprendo que el "optimista antropológico" ha creado el primer ejército polivalente: lo mismo es una ONG, que un parque temático "superenrollado" (es lo que parece cuando uno ve los anuncios de la tele; dan ganas de alistarse)... los ingleses, portugueses y demás, como siempre, van por detrás de la innovadora España de diseño.

No hay comentarios: