jueves, diciembre 21, 2006

Máximo Cajal visionario, as usual


Hace ya unas fechas Máximo Cajal nos deleitó como él estila con "Una propuesta ética", artículo aparecido en El País (14/11/2006). La propuesta ética del título es la Alianza de Civilizaciones, cómo no; claro, Cajal es Representante del Gobierno español en la Alianza así que le toca defender la cosa.

Eso sí, el título ya tiene su miga. ¿Supone Cajal que aquéllos que no suscriban la alianza de civilizaciones carecen de ética? ¿La ética sólo se puede expresar mediante las iniciativas POLÍTICAS que salgan del proyecto de la Alianza de Civilizaciones?

Si es así pues nada, servidor no "es ético" porque no está por documentos tan absurdos y vacuos como el Informe que el Grupo de Alto Nivel presentó en Turquía el 13 de noviembre (enlace al pdf del documento).

Volviendo a Cajal, no tiene muchas sorpresas lo que sostiene, muy en la línea del pensamiento exterior de Rodríguez Zapatero -que Occidente se flagele por su soberbia y desconocimiento, que la pobreza es la cuasa de todo, etc.-. Tan acertado análisis está recogiendo sus frutos, un éxito sonado ¿no?.

Pero del texto rescato el último párrafo:

"(...) Es la ideología, ciertamente. Lo que marca la diferencia. La que está en las antípodas de aquel otro pensamiento que fue tomando cuerpo en la política exterior española a lo largo de los ocho años anteriores. Se resumía éste en el unilateralismo, en un atlantismo exacerbado, en los desastres de la guerra y en un mal disimulado desprecio por las Naciones Unidas herencia del pensamiento neoconservador, fuente de la que con tanta fruición sigue bebiendo alguno entre nosotros.

Máximo Cajal es embajador de España"
Sólo con leerlo basta para decir que al señor Cajal lo que realmente le gusta es la política; así que para bien de todos me atrevo a animarle a dejar la diplomacia e ingresar en el PSOE -que viendo cómo se eligen a los embajadores en los últimos tiempos es la mejor manera de hacer carrera en el servicio exterior español-. Vamos por ocho "embajadores políticos" y todos tan felices. Por cierto, con Aznar, el revienta consensos, el número máximo de estos enviados cuyos méritos son los servicios prestados al partido fueron tres y lo normal dos.

Como el propio señor Cajal escribe: "Es la ideología, ciertamente"

miércoles, diciembre 20, 2006

Galbraith y Friedman... y Berzosa

















El jueves de la semana pasada (14 de diciembre de 2006) Carlos Berzosa escribió con el título "Galbraith y Friedman" la Tercera del ABC. Maravilla de las maravillas. El señor Berzosa es Catedrático de Economía Aplicada -aunque en las líneas en cuestión lo oculta muy bien- y Rector de la Universidad Complutense de Madrid.

Don Carlos, rector de ideas baladíes y peligrosas, caracterizado por politizar todos sus actos, en este texto demuestra que antepone tópicos a argumentos. No busquen razones que sustenten su tesis que sólo encontrarán prejuicios.

El rector aprovecha que el Pisuerga pasa por Valladolid para criticar a Friedman y sus teorias, pero como él no tiene nada que aportar ni está a la altura de su presa se escuda en Galbraith, y esa añagaza le retrata. La crítica a Friedman que formula Berzosa es puramente ideológica y nada aporta en cuanto a argumentos se refiere.

Con las altas muestras de genio y talento que desprende lo escrito por el catedrático y rector nadie podrá extrañarse de la situación presente de la universidad española. Con docentes y responsables así...

Qué lástima.

viernes, diciembre 15, 2006

Puntualizando a Kissinger

Henry A. KISSINGER acudió fiel a su cita en la prensa con la doble página titulada Diplomacia y armamento (ABC, 20/11/2006) sobre cómo actuar con el programa nuclear norcoreano.

Destaco unos párrafos:

"(...)Presión necesaria

No obstante, la presión -el intento de obtener una decisión que inicialmente la otra parte no había elegido- es un componente necesario de casi todas las negociaciones. La diplomacia no es un seminario académico, sino que pretende conciliar intereses nacionales auténticos de forma que sirva al conjunto de los intereses de las partes y, cabe esperar, con los del orden internacional. Si las sanciones no pueden modificar la postura de Corea del Norte, supuestamente el régimen más despiadado de la Tierra, y de Irán, ¿qué podrá hacerlo? ¿Cómo pueden imponerse los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, junto a Japón y Alemania, si no es dejando claras las consecuencias de la intransigencia, cuando tanto Corea del Norte como Irán practican maniobras dilatorias? La máxima de Teddy Roosevelt, hablar con suavidad pero esgrimiendo un gran palo, expresaba esta realidad.

La polémica sobre los cambios de régimen ha distorsionado el debate. Estados Unidos entró en ambas negociaciones con una actitud distante; participó en ellas respaldando la posición de otras partes que actuaban como representantes, pero sin implicarse formalmente en conversaciones con países del «eje del mal», a los que trataba de relegar al aislamiento diplomático. Como el objetivo de negociar es llegar a un acuerdo que pongan en práctica las partes, la diplomacia no puede funcionar si una de ellas pretende derrocar a la otra. Ésta es la razón fundamental por la que la Administración de Bush ha cambiado sus prioridades. Ha sido práctica, y separado de hecho la proliferación nuclear del objetivo a largo plazo que supone el cambio de régimen.

Ya no se trata de que Estados Unidos esté o no dispuesto a negociar con Corea del Norte e Irán, sino de en qué marco y con qué propósito lo hará. Dos son las razones principales que explican que las negociaciones con Corea del Norte estuvieran bloqueadas durante dos años. La primera es inherente a la ideología de un régimen cuyo interés es renunciar a un proyecto al que se ha dedicado durante dos décadas o más, sometiendo para ello a su población a privaciones extremas y, en ocasiones, a la inanición, es extremadamente limitado, si es que existe.
"



Creo que el sr. Kissinger incurre en un error derivado de una visión algo antigua en el asunto del cambio de régimen.

El cambio de régimen -o la amenaza de- es un elemento más en manos de los Estados Unidos a la hora de negociar o forzar la negociación. Por decirlo claramente, es la versión más drástica del "palo" del que hablaba Teddy Roosevelt. La amenaza de cambio de régimen puede esgrimirse para forzar a los norcoreanos e iraníes a dialogar de buena fé, sin frenar ni demorar ni dilatar las negociaciones hasta hacerlas innecesarias. Dicha amenaza no tiene que estar siempre presente, pero sí en los momentos en los que se detectase mala voluntad en la contraparte.

El cambio de régimen señala como objetivo a los dirigentes de los países "díscolos". Llegados a la situación de tener que esgrimir esa amenaza definitiva, los Kim Jong-Ils del mundo se ven sometidos a una encrucijada radical: ¿estarán dispuestos los líderes de esos países a dejar sus autocráticas poltronas o preferirán llegar a algún acuerdo para no dotarse de armamento nuclear? Esa es la cuestión que plantea la amenaza de cambio de régimen.

La capacidad del bloque occidental se vería potenciada si los demás supieran que hay cosas que no son tolerables. Negociar es una opción, pero no es la única opción.

jueves, diciembre 14, 2006

Memoria Histórica

Hoy se debate en el Congreso sobre la Ley de la Memoria Histórica y aprovecho para recuperar un texto de hace un año firmado por un grupo de historiadores franceses contra el entonces proyecto para prohibir la negación del genocidio armenio.


Libertad para la Historia
Movidos por las intervenciones políticas cada vez más frecuentes en la apreciación de los acontecimientos del pasado y por los procedimientos judiciales que atañen a historiadores y pensadores, queremos recordar los siguientes principios:

La historia no es una religión. El historiador no acepta ningún dogma, no respeta ningún interdicto, no conoce tabús. El historiador puede ser irritante.

La historia no es la moral. El papel del historiador no es exaltar o condenar, sino explicar.

La historia no es la esclava de la actualidad. El historiador no aplica al pasado esquemas ideológicos contemporáneos y no introduce en los acontecimientos de otras épocas la sensibilidad de hoy.

La historia no es la memoria. El historiador, en un proceso científico, recoge los recuerdos de los hombres, los compara entre sí, los confronta con los documentos, con los objetos, con los rastros, y establece los hechos. La historia tiene en cuenta la memoria, pero no se reduce a ella.

La historia no es un objeto jurídico. En un Estado libre, no corresponde ni al Parlamento ni a la autoridad judicial definir la verdad histórica. La política del Estado, aun cuando esté animada por las mejores intenciones, no es la política de la historia.

Violando estos principios, artículos de sucesivas leyes, notablemente las de 13 de julio de 1990, 29 de enero de 2001, 21 de mayo de 2001 y 23 de febrero de 2005, han restringido la libertad del historiador; le han dicho, so pena de sanciones, qué debe investigar y qué debe encontrar, le han prescrito métodos e impuesto límites.

Pedimos la abrogación de estas disposiciones legislativas indignas de un régimen democrático.

Jean-Pierre Azéma, Elisabeth Badinter, Jean-Jacques Becker, Françoise Chandernagor, Alain Decaux, Marc Ferro, Jacques Julliard, Jean Leclant, Pierre Milza, Pierre Nora, Mona Ozouf, Jean-Claude Perrot, Antoine Prost, René Rémond, Maurice Vaïsse, Jean-Pierre Vernant, Paul Veyne, Pierre Vidal-Naquet y Michel Winock.


Enlace al texto en francés, por si alguno gusta.

Me permito añadir:

1º- Una de las características de las dictaduras es que manipulan la Historia para legitimarse y justificarse, inevitable pensar en el 1984 de Orwell o en las prácticas de la U.R.S.S. ¿Es sensato que las democracias se comporten igual y reproduzcan esos usos?

2º- No entraré en el debate de fondo sobre la Memoria Histórica. Simplemente apuntaré que la Memoria no es Historia, ni la Historia Memoria, como bien indican los firmantes del texto. Las implicaciones de afirmar que hay una Memoria Colectiva son absurdas porque la memoria es personal e intransferible. Es algo tan evidente que mezclar ambos conceptos sólo promueve la confusión interesada.

3º- Todos aquellos que dicen que no se conoce el Franquismo ni la Guerra Civil demuestran que no han pisado una biblioteca en su vida y que no han leído ninguno -o muy pocos- de los muchísimos libros que se han ido escribiendo sobre el asunto. Quienes vienen a decir que la Guerra Civil ha sido un tabú historiográfico simplemente mienten.

No quiero decir con esto que no hay lugar para nuevos estudios e interpretaciones sobre la Guerra Civil y la Dictadura, pero sí que, en esencia, las claves fundamentales de aquel fenómeno histórico ya son conocidas.

Hay mucho más aparte de los libros de Pío Moa, César Vidal, María Antonia Iglesias o Rafael Torres -muy encomiables y respetables todos-. Para los curiosos, un consejo, busquen y encontrarán muchísimos más textos contundentes y aclaratorios sobre tales acontecimientos. Sólo hay que bucear un poco en cualquier biblioteca. Por ejemplo, una prueba que accedan a los catálogos en red de la BN o de la biblioteca de la UCM y miren la cantidad de referencias que aparecen cuando se realizan búsquedas del tipo "Franco", "franquismo", "Guerra Civil", etc.

Conclusión: Dejen, pues, los políticos de inmiscuirse en aquello que desconocen y a lo que sólo se acercan por electoralismo, para imponernos una visión, metiendo cizaña donde menos se necesita.

Pablo Milanés siempre en posición de saludo




Ayer mencionaba a Pablo Milanés que es absolutamente impermeable a la realidad y a los tozudos hechos en su adhesión al castrismo. Como muestra he recuperado algunas declaraciones en una entrevista concedida a David Benedicte para El Semanal del ABC de hace ya unos años –las cosas que guarda uno por casa-:

01. ¿Quién se equivoca. Fidel o el resto del mundo?
No, no creo que él se haya equivocado. Lo han hecho los diferentes gobiernos estadounidenses. En un principio, la nuestra era la revolución de la convivencia y armonía. Hemos acabado tan mal por una cuestión de orgullo
(…)
03. Y con la que está cayendo, ¿hacia dónde va Cuba?
La isla está en un estancamiento económico por culpa del bloqueo, pero aún se conservan valores que la mantiene inalterable y como algo superior dentro del ámbito latinoamericano”.

En las restantes respuestas el cantautor de la Revolución declara que puso a sus dos hijas nombres vietnamitas porque era la época de la guerra de Vietnam y simpatizaba con ellos y con su revolución (“me pareció un buen homenaje a un pueblo que resistió a una invasión yanqui”).

Todo muy en plan "¿La revolución? Bien, gracias" pero, eso sí, el artista con problemas coronarios comentaba en la entrevista que “estoy muy bien. Después de las últimas operaciones en Los Ángeles con un médico extraordinario, tengo mecha para 30 años más”.

Y sin cambios en el horizonte, el cantante con su colega Silvio Rodríguez sigue en lo mismo. La adhesión inquebrantable a Fidel que no falte.

De dictadores vivos y muertos

Pinochet ha muerto. No le echaré en falta. Desde hace tiempo Pinochet no era más que un fósil, una reliquia de museo. Su figura despertaba un desprecio casi universal bien merecido. Los chilenos pudieron deshacerse de Pinochet en vida y relegarlo cada vez más al rincón de su Historia. El acoso judicial fue creciente y el dictador demostró su corrupción, miseria y cobardía.

Castro, casi muerto, sigue agarrado a la poltrona. Es un dinosaurio. Los cubanos no tendrán la suerte de poder apartar a Fidel Castro del Poder.

Pero lo peor –y más peligroso- de cara al futuro es que Castro aún cuenta con bastantes seguidores, amigos e incluso algún émulo que justifican la “obra” política, vulgar eufemismo para no llamarlo dictadura, del Comandante. Pienso en gentes como Pablo Milanés, Ignacio Ramonet, Oliver Stone, Gabriel García Márquez, Evo Morales y Hugo Chávez. Incluso Isabel Allende marca distancias entre el difunto chileno y el moribundo cubano. ¿Por qué? ¿Las cifras de represión y emigración en Cuba no bastan para calificarle?

Pinochet ha muerto. No le echaré en falta. Muchos, la mayoría, sienten pena porque el ex-dictador nunca fue condenado por sus crímenes, aunque la Historia ya le colocó en el lugar que merece. Saddam Hussein ha sido otro sanguinario dictador, pero sí ha sido juzgado y espera la ejecución de su condena. ¿Gracias a la ONU? ¿A las ONGs y a todos aquellos que no cesan de hablar de Derechos Humanos? Pues no, más bien eso hay que apuntarlo en el haber de los muy unilateralistas marines, Bush, Rumsfeld, los neocons y la justicia iraquí.

Pinochet ha muerto. No le echaré en falta. Y los medios de comunicación se ocupan ampliamente de su vida, muerte, funeral, etc. En julio murió Ta Mok, apodado El Carnicero -ni más ni menos-, y apenas se le dedicaron unos obituarios de media página en prensa; sin embargo, el nombre de Ta Mok es el de uno de los mayores asesinos del siglo XX pues fue uno de los Jemeres Rojos que enloquecidos de ideología comunista y de proyectos de ingeniería social sumieron Camboya en un período de atrocidad y crueldad sin parangón. ¿Por qué tanta diferencia?

Los Derechos Humanos son universales. Y la misma condena, rechazo y repugnancia deberían dar Pinochet y Ta Mok. Y Castro. Y Saddam. Y Franco. Todos ellos dictadores despreciables, ruines. Sin distinciones.

Fortunas de España... XXL

El domingo el Magazine de El Mundo publicó una lista de los 100 más ricos de España y tras revisarla he notado que no salgo en ella ¿será un error? ¿No?

Para consolarme no sé si comer una hamburguesa de esas XXL del Burger King a las que tanta manía les tiene el gobierno. Desde que la Ministra Salgado -qué pena que no se fuera a la OMS- empezó su nueva cruzada siento unas enormes ganas de comer insano.

Eso sí, para compensar este efecto generado por el puritanismo intervencionista del Ministerio de Sanidad y Consumo la popular cadena de fast food ha sacado un anuncio con el motivo “come como un hombre” que desanima bastante.

lunes, noviembre 27, 2006

Otra carencia en el panorama periodístico español

La semana pasada, un día cualquiera que no recuerdo, cuando bajé a comprar la prensa del día me asaltó una irrefrenable necesidad por comprar alguna revista española del tipo The Economist, Le Point o The Weekly Standard, pero no, mi gozo en un pozo, no hay nada que se les parezca en el quiosco.

Ni La Clave, ni Tiempo (Gregorio Peces-Barba, José Oneto y Jesús Mariñas en la misma revista, tres de mis "favoritos"; ahora me pregunto cómo he podido vivir sin leerla) ni Época me llaman. Las editoriales que apuestan por ellas y la gente que trabaja allí hacen un esfuerzo encomiable y muy digno de admiración pero no basta. Mirándolas me parecen versiones de Interviú. Todas parecen ancladas -por grafismo, estilo, etc.- allá por los años 80 del siglo pasado (para ser justos diremos que La Clave anuncia cambios; esperemos que sean para bien pero mira que lo dudo). Puuff, vaya panorama. Así no es posible.

En fin, enorme ausencia de revistas de actualidad generalistas de interés... otra carencia en la prensa española.

Pero no todo es horrible, hay una revista un poquillo más especializada en temas de relaciones internacionales, economía, seguridad y tecnología, Estrategia Global, que no está mal. Recomendable por sus contenidos y porque no hay ninguna otra de ese tipo en España. Fallan algunas cosas -como esa web triste a más no poder, que hace dudar si la revista todavía resiste o si ha cerrado- pero están en el buen camino.

3 cosas de blogs

Tras un ataque de pereza y de problemas técnicos, vuelvo a la pugna... hasta el próximo problema técnico o ataque de pereza -lo que llegue primero-.

1º- Algunos datos. Supongo que mea culpa

2º- El manifiesto del mal blogger. No lo firmo pero lo enlazo -vía Hesperidae-. ¿Mea culpa?

3º- Irresistible profundidad intelectual y científica del egregio personaje; certero en su análisis, vive el cielo. Si lo dice Bruno C. nada se puede objetar. Por supuesto, mea culpa.


Ah, muchas gracias Chema.

domingo, noviembre 26, 2006

Aznar versus Zapatero (Alfonso Rojo)

Tras la muy "exitosa" promoción y propaganda de mister ZP, vía nuestra política exterior, a costa de la credibilidad de la nación, muy acertada la columna de este jueves pasado de Alfonso Rojo en el ABC

"Aznar versus Zapatero
Por Alfonso Rojo

Entre los políticos que triunfan, los hay de dos tipos. Uno, es el sujeto habilidoso, con sentido de la coyuntura, que adivina cómo respira la ciudadanía y sabe subirse a la ola. El segundo, mucho más escaso, es ese personaje convencido de que sabe lo que hay que hacer y trata de aplicarlo contra viento y marea. Unas veces hasta estrellarse y otras, raras, hasta entusiasmar a las masas.

De esta segunda variedad, a la que pertenecen gigantes como John Kennedy o Margaret Thatcher, no hemos tenido mucho en España. Ni antes ni ahora.

De la primera, sí. El propio Zapatero podría estar en la lista. No hay una sola de las «grandes decisiones» adoptadas por el presidente del Gobierno durante los dos años y medio que lleva en La Moncloa -desde la precipitada retirada de las tropas de Irak, hasta el anuncio de un improvisado plan de paz para Oriente Próximo-, que no haya estado determinada por el ansia de encandilar a ese sector progre del electorado que acudió en tropel a las urnas el 14-M y permitió el vuelco.

Hace un par de días, ya tarde y en ese estado de amodorramiento que hay entre la vigilia y el sueño, vi en televisión un debate sobre la política exterior española. La polémica era de altura. Participaban personajes como Josep Piqué, Trinidad Jiménez, Hermann Tertsch, Eduardo Sotillos y Miguel Ángel Aguilar. Como ocurre siempre que hay partidarios del Gobierno en una tertulia, salio a la palestra la famosa foto de las Azores.

Aunque en la imagen estuvieran el primer ministro de nuestro más entrañable vecino, el líder europeo más brillante del momento y el presidente de nuestro más poderoso aliado, siempre he pensado que fue algo desproporcionado. Para jugar en primera división de la escena internacional, hay que contar con el respaldo de unas Fuerzas Armadas de primera y España no las tenía ni las tiene. Dicho esto y aunque no pasará a la historia como un Churchill o un Roosevelt, en honor de Aznar hay que subrayar que hizo lo que creía que debía hacerse. No se dedicó a olfatear a la multitud."


Una pena que Rodríguez Zapatero actúe como si fuera candidato y no Presidente de Gobierno de España.

viernes, noviembre 03, 2006

El cine español y yo. Previo a Alatriste

Mi opinión sobre el cine español, que oscila entre las expresadas por Arturo Pérez-Reverte y Fidel Vladimir el Exégeta, hace tiempo que me llevó a no ir a las salas a ver películas patrias. Pero con Alatriste he hecho una excepción.


Primero describiré en general mis recelos hacia el cine nacional y más adelante -futuro post- hablaré de la adaptación a pantalla grande de las novelas del académico cartagenero (joer, qué cutre la parte de la web de la RAE dedicada a los académicos... luego se quejan de que el español en Internet no encuentra su sitio; con ese ejemplo no me extraña).

Mis principales censuras a la cinematografía de aquí, como tan pomposamente dicen los del gremio, se concentran en la cuestión de la producción, aunque también tengo reparos formales (mucha chapuza se exhibe sin rubor ni autocrítica) y temáticos (fundamentalmente se trata de una cinematografía "sobreideologizada" que provoca distanciamiento y poca identificación con las historias que narra, a pesar de la insistencia en la condición de "nuestro" de sus contenidos en estúpida contraposición a los films de Spielberg, Scorsese, Tavernier y demás intrusos). Tampoco siento mucha simpatía por un sector tan gremial y uniforme en sus opiniones. Es algo tan inconcebible en cualquier otro grupo profesional que me produce cierta inquietud.


Entrando en materia, en España las películas tienen derecho a subvención del Ministerio de Cultura. La subvención cubre un 30% del presupuesto total del proyecto.

Pero ¿alguien sabe cuáles son los criterios para otorgar esa subvención? Pues no. En España se producen cada año más de cien películas. Demasiadas ¿no? Si la subvención es inevitable -cosa de la que me tendrían que convencer-, habría que fijar un cupo máximo de películas subvencionables. Pongamos, qué sé yo, ¿30?, y la concesión de la subvención sujeta a criterios concretos (facilitar la realización de la primera película de un director, ayuda a los directores más veteranos, documentales y, en algún caso, cine de “arte y ensayo”).


De esas más de cien películas la mayoría es cine de autor bastante plúmbeo (véase Julio Medem y tantos otros "creadores conceptuales con un poderoso universo personal") u obras que, por lo casposo, hacen del landismo cine de qualité (les suena Torrente ¿verdad?) o cine adolescente como Tuno Negro o El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo . No hay cuerpo que aguante tantas películas “intelectualoides” ni tanta caspa ni tanto adolescente desneuronado. Ni el ciudadano español más voluntarioso -y heroico- tiene cuerpo para tragarse tantas "joyas".

Para justificar las limitaciones de originalidad y talento y las deficiencias técnicas, los profesionales del sector suelen alegar que por sus medios materiales limitados -tan mal lo pintan que parecen paupérrimos- no se les puede exigir lo mismo que a los americanos (burda manera de evitar la competencia, completado con las exigencias para establecer cuotas de pantalla y demás prácticas proteccionistas).

¿Esa es su coartada? Quizás en España no hay capacidad para sacar adelante El señor de los Anillos pero, entre películas a lo Almodóvar (digo “a lo Almodóvar”) y Matrix, hay lugar para películas buenas, de género y que pueden enganchar con el público. Pienso en películas como La Caja 507, las de Amenábar y algunas otras. Digno cine comercial y de entretenimiento que debe regirse exclusivamente por las reglas del mercado. Alatriste es la oportunidad pintiparada para romper con esa excusa facilona de acomplejados y, ya puestos, para mirar nuestra Historia, más allá de la Guerra Civil, como materia prima para "nuestro" cine.


Volviendo a la producción, las televisiones están obligadas por la ley a dar una parte de sus presupuestos para la producción cinematográfica nacional. Intervencionismo con un par. A las empresas privadas se les obliga a invertir su dinerito en cine, cosa que debería quedar al arbitrio de sus accionistas. Y a las televisiones públicas, pagadas a cuenta del Erario y aquejadas de déficits galopantes, se les fuerza a gastar más. Por favor, cada cosa a su tiempo, primero frenen la sangría televisiva.

Un efecto pernicioso de la omnipresencia de "papa Estado" en este sector -como en otros- ha sido causar la desaparición de los inversores privados. ¿Por qué va a invertir nadie si el Estado corre con el riesgo? No sé si las películas que obtienen beneficios devuelven parte igual o proporcional a la subvención al Ministerio de Cultura. Si alguien lo sabe agradeceré la información. Así montada la cosa los emprendedores, que alguno hay, desaparecen y proliferan los “espabilaos”.

Sufrido lector, te preguntarás a estas alturas qué hace un productor español. ¿Enigmático, eh? Pues se encarga de presentar un proyecto subvencionable (por el Ministerio, por las Comunidades y por cualquier instancia oficial que se cruce en su camino), de movilizar los recursos (acudir a un banco y pedir un crédito avalado con la subvención), quizá, cubrir una parte del presupuesto total de la película y contratar a los trabajadores. Una buena agenda y morro son instrumentos imprescindibles en el devenir profesional del productor español. El talento y espíritu empresarial no son imprescindibles. ¿No sería mejor estimular la participación de particulares en la producción (leyes de mecenazgo, exenciones fiscales o así) que fiarlo todo a las arcas públicas? Ah, pero tirar con pólvora del rey es tan goloso.

Este sistema genera bastante desprecio hacia el espectador, porque, en realidad, que el público vaya a ver la película es lo de menos. A los cineastas les basta con sacar adelante el proyecto para darse por satisfechos (la subvención, la aportación de las televisiones y la futura comercialización en video y televisión pueden ser suficientes para que todo el mundo cobre).
Muestra de ese desprecio la vemos cuando una película no tiene éxito; invariablemente los responsables dicen "que son unos incomprendidos", que el público, tonto perdido, va en manada a las salas sólo por la de publicidad que gastan los americanos y así no hay quien pueda. Además decir eso luce mucho, el “geniecillo” de turno se presenta en el "mundillo" como un autor maldito, con un estilo poético singular. En realidad, lo que ha hecho el talentudo creador es faltar al respeto a los esforzados contribuyentes que pagan el cine en taquilla, por impuestos y cómo haga falta. Las gentes de nuestro cine tienden a tratarnos como memos que necesitamos que ellos, "gentes de la cultura", nos iluminen con su inteligencia.

Todo lo anterior me ha llevado a comprender que, aún a mi pesar, soy productor de cine y, sin embargo, no tengo control sobre esa actividad; quiero decidir o saber cómo se decide; quiero que se repartan los beneficios o las pérdidas; quiero desgravaciones fiscales y que rebajen el precio de las entradas y, ya puestos, votar en los Premios Goya y que me inviten a los preestrenos.

Otra cosa sería que en la Declaración de la Renta hubiera una casilla para que cada cual decidiese si quiere pagar el cine patrio. Y aún, como soy generoso, doy otra posibilidad: gustoso agradecería que alguno de los miembros de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, tan locuaces sobre cosas muy alejadas de su negociado, me explicase por qué ese dinero, que tan generosa y desinteresadamente les damos, es imprescindible. Y si en el proceso me convenciera, quién sabe.

miércoles, noviembre 01, 2006

Enfoque, Fernando Moraleda y la desmemoria

El jueves pasado vi un debate en La2. Hasta ahora lo he estado digiriendo. Lo cogí empezado aunque creo que ví lo suficiente. Se trata del programa Enfoque, moderado y dirigido por Elena Sánchez, en él, Gabriel Elorriaga y Fernando Moraleda, flanqueados por Ignacio Camacho y Soledad Gallego-Díaz, hablaban sobre eso tan impreciso de "la crispación" política.

El tono por no caer en aquéllo que se denunciaba fue muy moderado, quizá hasta sosete, pero peores cosas hemos visto.

La sorpresa por alguna de las cosas oídas hizo que aguantase hasta el final sin pasar a Sin rastro que va a la misma hora en Antena3. Os enumero lo que me pareció más llamativo:

1º- Repetidas y oscuras alusiones a medios de comunicación sin representación en la mesa, o sea El Mundo y la COPE, trufaron el programa. Transparentes menciones sin dar nombres, directas referencias indirectas asequibles sin necesidad de ser doctor en Semiótica por Harvard. Si todos iban a estar de acuerdo en que la crispación proviene de esos focos "infecciosos" hubiera sido deseable alguna representación de los aludidos ¿no? Por fomentar el debate, digo.

2º- Las participaciones de I. Camacho me dejaron la sensación de que está en buena forma en su crítica al gobierno. Parece cómodo desde que dejó la dirección del ABC. Los problemas llevan una temporada en la mesa de Zarzalejos.

3º- Nunca había visto en acción a Moraleda hasta el jueves pasado y, visto lo visto, me deja una impresión negativa. Demasiado pagado de si mismo, demasiado convencido de su superioridad moral. Su estilo, autoritario a la par que fullero, quedó bastante patente.
El ejemplo palmario de lo que digo se produjo avanzando ya el programa; a respuesta de alguien del público, que afirmaba que el comportamiento de los políticos desagrada a la ciudadanía y eso les pasará factura, Moraleda afirmó que, efectivamente, los ciudadanos comprenden lo que está pasando y éso lo pagará el PP. ¡¡¡Caramba, caramba!!! ¿El gobierno no es parte de la "clase política" o qué? ¿El PSOE -aunque no sólo el PSOE- no tiene arte ni parte en el jaleo?
Un magnífico representante del pensamiento único; que es único no porque sea cierto sino porque ni llegar a otras conclusiones dejan. Joer.

4º- Elorriaga y Camacho fueron incapaces de establecer cuál es el origen de la tensión política actual. No pudieron, no supieron o no les dejaron. Cuando Elorriaga intentó decir que la crispación presente ni es tanta ni tan grave como ha sido en otros momentos, que actualmente se magnifica -con fines partidarios- la tensión Gobierno-Oposición y que es una realidad presente en nuestra vida política desde la misma Transición, recordando por ejemplo los meses alrededor del 23-F, Moraleda le cortó y no dejó concluir su argumentación.
El encargado de la comunicación gubernamental dijo que era falso sostener que la supuesta crispación de entonces tuviera que ver, justificara o explicara el intento de golpe de Estado.

Era evidente que Elorriaga no estaba diciendo eso ni nada parecido, pero la interrupción tuvo su efecto, relegando la interesante cuestión al olvido.

Porque la crispación no empezó ayer. Qué va. Crispación ha habido mucha, tanta que casi se puede decir que, lamentablemente, es moneda común en la política española.

Por no remontarnos mucho -que se podría-, decidme si no estaban cargadas de crispación las manifestaciones de la oposición parlamentaria y grupos afines contra el Gobierno de Aznar. Por el Prestige, Iraq o por lo que fuera cualquier muestra de encono antigubernamental era aceptable y jaleada por algunos medios de comunicación -que sí estaba representado en el debate-.

Decidme si no había una clarísima crispación en los modos -muy ajenos a lo que el Parlamento debería representar- de la otrora oposición en las sesiones del pleno del Congreso en a recta final de la anterior legislatura. ¿No era aquéllo una estrategia de crispación?

¿No fueron acosadas sedes del PP por toda España? ¿Qué trato recibieron los interventores del Partido Popular en muchos colegios electorales el 14 de Marzo de los simpatizantes de PSOE, IU, etc.? ¿Qué escena vimos cuando José María Aznar y Ana Botella fueron a votar aquel mismo día? ¿No denunciaron Pedro Almodóvar y Monserrat Tura oscuras conjuras que nunca probaron y que se demostraron más falsas que un diamante de regaliz? ¿No dijeron Pepe Blanco y Rafael Simancas que tenían pruebas de sobornos para que el PSOE no gobernase la Comunidad de Madrid? ¿Por qué nunca las presentaron?

¿Dignos ejemplos de una democracia modélica? ¿Muestra de incomparable respeto a las instituciones? Me temo que no. Además, contra todo lo que se podía esperar de un líder político que aspirase a tal, Rodríguez Zapatero, que lleva a gala todo aquello de lo que carece, no condenó ninguna de esas exquisitas muestras de "civismo". Demostración de su talante, supongo.

En otros países con más tradición nada de aquéllo hubiera ocurrido. Cada cual hubiera votado lo que le hubiese venido en gana. Se hubiera respetado el día de reflexión. Sin necesidad de insultar ni de intimidar. Incluso, de haberse producido cualquier altercado, todos los partidos políticos los hubieran condenado sin paliativos. Aquí, sin embargo, nos inflamos a oír declaraciones del tipo "sí, pero...", que no manifiestan repulsa sino que justifican.

En fin, basta por hoy. Supongo que volveré sobre estas cosas. Queda escrito.

*********************************************************
ACTUALIZACIÓN (3 de noviembre): Clausius desde Curiosidades de nuestro curioso mundo ya había señalado las "actitudes" y el potencial de Moraleda, ese señor tan simpático.

martes, octubre 31, 2006

Corea del Norte y Bush. ¿Ejemplo de multilateralismo efectivo?

De un recomendable artículo del Grupo de Estudios Estratégicos titulado ¿Tan mal lo ha hecho Bush? rescato un párrafo:

"Las críticas arrecian desde la izquierda. Los más irresponsables afirman sin pudor que el pobre Kim se ha visto obligado a desarrollar el arma nuclear para defenderse de las agresiones de Bush. La ignorancia es osada. ¿Qué necesidad hay de molestarse en comprobar cuándo y por qué comenzó el programa nuclear? ¿Para qué repasar, o leer por primera vez, cómo Clinton trató de contenerlo y cómo fue engañado? Los más moderados acusan al presidente norteamericano de haberse distraído con temas menores, léase Irak, y haber desatendido los mayores: Irán y Corea. Estos últimos, que sí conocen el dossier y saben de qué hablan, no juegan del todo limpio; tampoco es costumbre hacerlo en política. La razón de que se atacase a Irak y no a los otros es que era viable. La invasión y cambio de régimen en Corea del Norte o Irán es una tarea mucho más complicada. Pero además ellos no la hubieran apoyado. Sin recurso a la fuerza, ¿cómo había que haberlo hecho? El silencio es sepulcral."


He destacado en negrita unas frases con las que me siento especialmente identificado. Supongo que os habrá ocurrido; se trata de ese momento de discusión con alguno de los detractores de la política exterior de Bush en que, tras haber oído una y mil veces topicazos como "no se puede imponer la democracia" (desmostrando un desconocimiento histórico bastante considerable) y demás cosas de este cariz, preguntas:

"Vale majete; o sea que lo que hace Bush está mal ¿cuál es la alternativa que sugieres?"

La respuesta más profunda que he conseguido es: "no sé, pero ésto no".
Y eso cuando se dignan a responder. Olé sus cojones y el pensamiento denso. Ellos critican la política de la Administración Bush -y cualquier cosa que haga Estados Unidos- que es gratis y allí ni se enteran ni les importa, pero tampoco tienen propuesta alguna que ofrecer.

Dado que no proponen nada y critican todo, lo que hacen es defender el mantenimiento del status quo, que nada cambie, que los que viven bajo la tiranía sigan así. Al mismo tiempo, y sin que la lógica o la coherencia hagan mella en ellos, son capaces de lanzar el clásico discurso de preocupación por las condiciones de vida en el Tercer Mundo, la falta de libertades en algunos países, la situación de las mujeres en los países que siguen la Sharia, etc.

Cada día tengo menos esperanzas de que me aclaren los meandros de los que brotan planteamientos tan divergentes. Eso sí, luego se enfadan si les "haces notar" que con semejante actitud apoyan -de hecho- a las dictaduras que critican -con la boca pequeña-. En fin, paciencia y no desfallezcamos.

Volviendo al artículo del GEES, demuestra que la inacción no es la respuesta. No lo ha sido con Corea del Norte ni lo será con Irán.

A Bush debemos echarle en cara no haber afrontado la cuestión con más determinación y haber seguido las directrices del Departamento de Estado. Los diplomáticos estadounidenses, Japón y Corea del Sur diseñaron una estrategia propia del más rancio realismo para tratar el desafío norcoreano. Para consolidar las lineas maestras involucraron a China y Rusia en interminables negociaciones a seis bandas para la No Proliferación en Asia. Toda esa estrategia se ha ido por el retrete.

Especialmente maquiavélica ha sido la actitud China que por un lado protege a Kim Jong Il y por otro intenta parecer un Estado preocupado por la proliferación nuclear (qué bien expresado por Cox&Forkum en "Saving Face")



Actuando así no sé cómo la Repúbica Popular de China espera que la comunidad internacional -y menos los Estados Unidos- confíe en su capacidad de liderazgo y en su responsabilidad como potencia regional y mundial.

Además Estados Unidos, Corea del Sur y Japón han otorgado cuantiosas ayudas económicas al régimen comunista norcoreano en un vano intento de garantizar cierta estabilidad regional. Los vecinos del sur viven con el temor a que otra hambruna como la que padeció Corea del Norte tras el colapso del U.R.S.S. pueda generar una crisis humanitaria de imposible absorción por su tejido socio-económico. A su vez, una crisis económica coreana profunda tendría efectos en el País del Sol Naciente y, como las fichas del dominó, la crisis económica se extendería por todas partes. Quizá sea un escenario catastrofista pero mejor ponerse en lo peor.


En todos estos cálculos los norcoreanos no parecen importarle a nadie lo más mínimo; las instituciones internacionales y las Cancillerías del mundo no se preocupan un pimiento por ellos, así las cosas da la sensación de que a los norcoreanos les pueden ir dando y a seguir sufriendo hambrunas, campos de concentración, experimentos con armas de destrucción masiva y todo lo que se le ocurra a su "carismático" líder.

¿Han servido para algo esos millones de dólares en ayuda? Sí, claro. Para que los hombres fuertes de esta singular monarquía se hayan forrado los bolsillos. Como siempre. Los gerifaltes de la Corea del Norte se han ocupado de mantener a sus ciudadanos-camaradas-súbditos al borde del límite de subsistencia. La población norcoreana se ha convertido en la pistola en la mano de Kim Jong Il para chantajear a Corea del Sur y al resto del Mundo.


Por supuesto la ONU ha estado do suele. No hay decepción en su inoperancia; sólo hastío. Quizá el Secretario General Designado, Ban Ki-Moon, pueda y quiera darle la vuelta a la organización. Ojalá.


Kim Jong Il ya tiene la Bomba y ¿ahora qué? ¿toca esperar el día en que al dictador del pelo cardado se le cruce el cable -más de lo que ya está- y tengamos un "problema" nuclear volando rumbo Tokyo o Seúl?

Además, ahora la cosa se ha complicado, lo que pase con Corea del Norte será un precedente para Irán.

Los Estados Unidos han apoyado todas las iniciativas regionales y multilaterales que se han puesto en marcha, ¿dónde están ahora los que critican el unilateralismo yanqui? ¿pueden explicarme ahora las virtudes de las negociaciones a varias bandas?

Enhorabuena a los partidarios del multilateralismo. Un gran logro que anotar en su haber. El mundo es un sitio más seguro hoy ¿no?

**********************************************************

ACTUALIZACIÓN (2 de Noviembre): Parece que las presiones de China -¿realmente comprometida con la causa o sólo preocupada por lavar su imagen?- pueden reabrir las negociaciones a seis bandas. Ojalá sirva de algo pero seamos prudentes que esta película con los mismos actores ya la hemos visto. Creo que sólo si la República Popular China desea cambios en la actitud norcoreana podemos esperar un desenlace diferente.

lunes, octubre 30, 2006

Un texto de política ficción: La declaración sobre el proceso de paz con ETA de 6 indocumentados

A primeros de octubre 6 iluminados (Gerry Adams, Mario Soares, Cuauhtémoc Cárdenas, Adolfo Pérez Esquivel, Francesco Cossiga y Kgalema Motlanthe) hicieron público un texto de apoyo al "proceso de paz". A priori, opiniones libres con las que yo discrepo. Pero una vez leído el escrito sólo puedo decir que estos tipos son unos indocumentados y unos cretinos. El texto es pura ficción. En fin, leedlo y asombraos.


"Declaración internacional de apoyo al proceso vasco:
Las personas que firmamos el presente escrito, a la vista del nuevo contexto abierto en Euskal Herría,

- después de la apertura de una vía de comunicación oficial entre la organización vasca ETA y el gobierno español.

- tras la voluntad manifestada por el Presidente español, señor Zapatero, de respetar la decisión del Pueblo Vasco tomada por vías exclusivamente democráticas y por los procedimientos legales.

- y después de los primeros pasos y pautas de acuerdo emprendidos entre las fuerzas políticas, sindicales y sociales de Euskal Herria.

Consideramos:

1.- Muy positivo los pasos dados en aras de superar la política de confrontación existente hasta el presente y la apertura de un camino de reconocimiento y compromiso cívico, fruto del loable esfuerzo de voluntad democrática emprendido por las dos partes, la vasca y la española, durante los últimos meses.

2.- Saludamos la nueva etapa iniciada, donde el triunfo de la cultura de la palabra tiende a abrirse sobre el silencio y el estampido de la sinrazón, por considerar el Diálogo y la Negociación como el único instrumento capaz de dirimir los problemas políticos y asentar cimientos para construir una auténtica Paz, basada tanto en el reconocimiento y los compromisos mutuos como en los derechos democráticos universales.

3.- Animamos y exhortamos a las dos partes involucradas, la vasca y la española, a proseguir sin descanso, y en ausencia total de violencia por ambas partes, el arduo pero gratificante camino emprendido, restañando las viejas heridas del largo conflicto con el bálsamo de la responsabilidad política, hasta erradicar definitivamente sus causas y efectos en el marco de la resolución y la normalización democrática.

4.- Finalmente, manifestamos nuestra disposición a apoyar, en todo lo que humanamente sea posible, un proceso encaminado al logro de la Paz, comprometiéndonos a impulsar desde ahora todas aquellas iniciativas dirigidas a amparar y brindar soluciones democráticas a su consecución.

El texto está fechado el 5 de octubre de 2006 y ha sido difundido hoy en Lisboa".

Impresionante la perspicacia, sagacidad y capacidad de análisis de los interfectos ¿eh? Con que claridad han diagnosticado que hay dos partes enfrentadas en el conflcito, etc. En su esquema los vascos no nacionalistas no tienen mucha cabida, pero no vamos a dejar que un detalle les jorobe un texto tan bueno como éste ¿no? Qué bárbaros; y no se les cae la cara de vergüenza.

Lo mejor es que en Rebelion.org califican a los "abajofirmantes", próximos candidatos al premio Nebula, a bombo y platillo como "Personalidades políticas de primer nivel". Oooops, ¿de primer nivel? ¿personalidades políticas? Sólo hubiera faltado Günter Grass para darle mayor "hondura" al texto.

Lo peor es que firmar y escribir memeces de este calibre les da prestigio entre los seguidores de las causas de "progreso". Ser un indocumentado acaba rentando.

¿Así están las izquierdas? Qué lástima.

Los Neoconservadores (I). Introducción

Me pongo a la tarea debida con más retraso del esperado. Hoy empieza la serie sobre los neoconservadores. Reconozco que tuve dudas sobre cómo titularlo; "Los Neoconservadores, esos grandes desconocidos", en plan documental de naturaleza, o "Los Neoconservadores", más en plan grupo de supervillanos enemigos de los X-Men. Al final opté por una cosa más modesta y descriptiva. A lo largo de varios comentarios intentaré presentar una perspectiva del neoconservadurismo, concentrándome principalmente en dimensión de política internacional, para desmentir ciertos tópicos muy presentes en el "ruido" cotidiano.

Apuntes y paradojas de los críticos

Para empezar: ¿merece la consideración de "neo" el neoconservadurismo? Personalmente a estas alturas de la película no estoy convencido de ello. El neoconservadurismo, a pesar de lo que muchos quieren vender, no es una fractura en las tradiciones sociales y políticas estadounidenses; no hay esa dicotomía radical entre Cambio y Tradición o entre Ruptura y Continuismo tan del gusto de los opinólogos al uso. Muy al contrario, los neoconservadores llevan a gala "descender" de algunas tradiciones sólidamente acrisoladas en la vida norteamericana. La aportación neoconservadora reside en la adaptación a la coyuntura de la Posguerra Fría. Parte del objetivo de estas entregas será desentrañar las dosis de elementos nuevos y viejos en la "fórmula".

Insistiré en esta primera idea, diciendo que la denominación neoconservador/neoconservadurismo lleva presente en la política norteamericana desde finales de los años sesenta y principios de los setenta; realmente no parece muy "neo" ¿no? Que muchos opinantes y académicos a este lado del Atlántico no tuvieran noticia de ello hasta hace bien poco demuestra la crisis europea de pensamiento y lo descolgados que nos estamos quedando en muchas cosas.

El salto a la fama de los neocons ha sido muy reciente. Ni siquiera durante los primeros meses del primer mandato de George W. Bush tenían gran peso; sólo tras el 11 de septiembre de 2001 el grupo ha sido aupado a la primera plana -política y mediática-. En la prensa han venido a cubrir el lugar reservado antes para los neoliberales.

Paradójico cambio éste de neoliberales por neoconservadores en los medios del estilo Le Monde Diplomatique. Ambos "neos" han sido presentados como perversas sectas de conspiradores más cercanos al universo made in Bruno Cardeñosa and friends que a lo que uno podría esperar de medios supuestamente serios.

Paradójico, he escrito, porque los mismos que criticaban la actuación de los neoliberales en los foros multilaterales y critican igual a los neocons por todo lo contrario.

No hay que remontarse mucho para recordar a quienes decían que el Poder de Estados Unidos era tanto que nadie podía resistirse y que el multilateralismo era un medio para barnizar con legitimidad -bastarda, claro- al neoliberalismo rampante. Salvaje, cruel, inhumano, desaforado, el neoliberalismo era -y es- el Maligno, decían -y dicen- los profundamente maniqueos amigos de José Bové, y la Globalización su terrible criatura.

El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, incluso la ONU, eran sospechosos de servir a los "secretos" intereses de las grandes corporaciones y de los Estados Unidos. La asimetría de Poder era tal que convertía cualquier foro en títere de los pérfidos EE.UU (repasad el Manifiesto Paremos la Guerra contra Iraq, adjunto en pdf). Los organismos internacionales no valían, según la voz de los medios, porque eran rehenes de la hiperpotencia. El pecado de entonces era el multilateralismo estadounidense.

Ahora, en uno de esos giros tan característicos del antiamericanismo más desprejuiciado, se reprocha a los neoconservadores desarrollar su actuación política al margen de las instituciones internacionales -otra "pequeña" falacia que cuaja en las almas cándidas-. Estamos en el momento de escuchar que los organismos multilaterales, opuestos a los designios de los yanquis, pierden su efectividad -y su capacidad de obrar- porque los EE.UU. optan por la vía del cowboy para ser los amos del mundo. La nueva afrenta a la comunidad de países es el unilateralismo estadounidense.

Supongo que será mucho pedir a los críticos un poco más de seriedad y honestidad ¿no?

Los críticos obvian -interesadamente- algo que no hay que ser un lince para notar: que el contexto mundial ya no es el mismo que fue a principios de los años 90, que del mundo del Fin de la Historia hemos pasado al del Choque de Civilizaciones, que de la primacía de lo económico hemos vuelto a las preocupaciones militares y de seguridad en la agenda internacional, que de un mundo en creciente coordinación -por obra y gracia de la salvaje Globalización y del Nuevo Orden Mundial- hemos pasado a una situación de desorden, caos e inseguridad. ¿Por obra de los islamofascistas? No, como todo amigo de la teoría de la conspiración sabe, fué por culpa de los neoconservadores.



Que aquellos cambios se reflejasen en las políticas de EE.UU. parece lógico, sobre todo, si tenemos presente el 11 de septiembre de 2001. Las respuestas de poder y fuerza militar ante un nuevo desafío son comprensibles y algo que todos podíamos esperar.

La crítica a las propuestas de la neoconservadora Administración estadounidense desde aquel momento decisivo ha sido de lo más variada. Alguna razonable, otra absurda.

Por ejemplo, no son pocos los que hablan de inadecuación de la Guerra contra el Terrorismo a las amenazas actuales. Los grupos terroristas no pueden ser tratados como los Estados y la respuesta militar no puede lograr la victoria.

O sea, la respuesta militar no es la respuesta. El planteamiento neoconservador está equivocado. Pero, si seguimos el hilo, lo que falla es la vertiente tradicional de la estrategia y no la nueva. Se podría entonces deducir que el error de la actual Administración norteamericana es no hacer suficiente caso a los “revolucionarios” neoconservadores y seguir atada a procedimientos clásicos ¿no?

Con este amplio preámbulo he querido señalar que por estos pagos apenas hay información o reflexión sobre el neconservadurismo dignas de tales nombres (Gregorio Luri, la editorial Almuzara, JPQ y el GEES son de los pocos que muestran interés en la materia). Y los déficits de conocimiento se pagan. En Europa -y más en España- hemos incurrido en errores de bulto al tratar el fenómeno neocon. Los diagnósticos realizados desde los partidos políticos, deslumbrados por el electoralismo a corto plazo, han olvidado cuestiones básicas del ideario neoconservador muy relevantes para saber con quién tratamos -y actuar en consecuencia-; los medios de información de masas han tomado el todo por la parte afirmando, sin rubor alguno, que la Administración Bush -toda ella y enterita- es neoconservadora. No es cierto pero decirlo es gratis. Sobre ello volveré en alguna futura entrega de este serial.

En fin, por lo dicho hasta el momento queda claro que los principales problemas del acercamiento al neoconservadurismo son la desinformación y los prejuicios. Para evitar tópicos y absurdos como alguno de los expuestos hasta ahora escribiré los futuros posts sobre los Neoconservadores, esos perversos desconocidos.

Fin del episodio piloto.

*********************************************************

ACTUALIZACIÓN (2 de noviembre): Como estoy mal de memoria, había olvidado decir que hay un foro de discusión sobre el neconservadurismo y sus cosas. Mala cabeza tengo, rediós.

martes, octubre 17, 2006

El nuevo papel de Irán en Oriente Medio

Empiezo a cumplir lo prometido.



Ésta fue la convocatoria que realizó el Real Instituto Elcano y, qué demonios, era una oportunidad incomparable -topicazo al canto, sí señor- de escuchar en directo las declaraciones de un representante de alto nivel del gobierno iraní. Acto idóneo para comprobar si las cosas que leemos, oímos y vemos en periódicos, radios y televisiones son ciertas o son ejemplo de información sesgada y descontextualizada.

Antes de pasar a más os presento al orador:



Su Excelencia Dr. Manuchehr Mohammadi
Viceministro de Asuntos Exteriores para Educación e Investigación.

A la cita faltó el Sr. Suárez Pertierra y su lugar lo ocupó Gil Carlos Rodríguez Iglesias, director del RIE.

Las formas, muy típicas de estos actos, tono suave, parsimonioso y correcto. El Sr. Mohammadi lucía un aspecto muy típico de dirigente iraní, por decirlo para que todos nos entendamos, camisa sin corbata, chaleco, aire severo.

Presentación del Sr. Dezcallar con mucho jabón, invocaciones al diálogo, a la necesidad de comprensión mutua, destacando el potencial iraní como elemento de estabilidad en Oriente Medio -jaja- e insistiendo en las ventajas que una sincera cooperación puede reportarnos a todos. Aunque, puntualizó, asuntos hay que requieren intensas negociaciones –por ejemplo el programa nuclear- para construir esas bases sólidas de entendimiento.

Sobre el contenido de la conferencia, pronunciada efectivamente en correcto inglés, dejo que vosotros saquéis conclusiones. Os adjunto el texto.

Sólo un par de apuntes:

- De antemano digo que buena parte de lo que expuso el Viceministro me parece comprensible; él es representante de un Estado que tiene unos determinados intereses y su deber es defenderlos. Es normal. Ahora, hay cosas que aún así no son sostenibles. Ni siquiera presentables.

- Casi habla más de Israel que de Irán. Curioso ¿no?

Ah, entre otras cosas, hubo tiempo para destacar las relaciones singularmente buenas entre España e Irán (viniendo a decir algo así como que España es el amigo más querido de Irán entre los países occidentales).

La exposición fue razonable en su duración, dejando tiempo suficiente para un interesante turno de preguntas. Sin duda, ahí estuvo la parte jugosa del evento.

Os enlazo a una reseña de la conferencia que reproduce literalmente algunas de las cuestiones formuladas por los asistentes y parte de las respuestas ofrecidas por el protagonista Dr. Manuchehr Mohammadi; pero no lo recoge todo y lo que no recoge importa. Al menos a mi.

Mi breve sumario de “otras” afirmaciones destacables durante el acto (las citas son aproximadas y no literales):

- Los Estados Unidos y la OTAN deberían abandonar Afganistán porque no conocen la realidad del país y sólo crean más caos e inseguridad con su presencia. Los Talibanes fueron "creados" por los extranjeros, que continúan insistiendo en su intervencionismo. Las respuestas para Afganistán deben surgir de soluciones locales. ¿Tiene noticias el Viceministro de lo que pasó en Afganistán con Al-Qaida? ¿Está enterado de que hubo un atentado contra las Torres Gemelas un día 11 de Septiembre?


- A la pregunta de si dejarán de apoyar militarmente a Hizboláh en el Líbano, gran sorpresa, no sólo no negó tal ayuda, sino que en tono duro el Viceministro dijo "¿por qué nos preguntan a nosotros eso y no preguntan quién apoya a Israel?". Es más, afirmó que Irán apoyará a todos los movimientos que haya contra la ocupación israelí. En esta línea, -como recoge la reseña del encuentro que os he puesto más arriba-, sostuvo algo así cómo: ¿de qué le sirve a Israel tener 200 bombas atómicas contra los creyentes? Evidentemente, el Sr. Mohammadi tiene razón en una cosa: no existe efecto disuasorio contra los grupos terroristas, pero ¿contra los Estados?


- El embajador iraní en Madrid, que estaba entre el público, aprovechó para agradecer a la prensa española la preocupación humanitaria que había demostrado durante la crisis del Líbano, que, sin duda, había sido importante a la hora de acelerar el fin de las hostilidades. ¿Por qué no me extraña?


- Pero lo más preocupante fue la insistencia obstinada del Viceministro al afirmar que hay que promover un debate científico riguroso y sin prejuicios acerca de la existencia del Holocausto, que Irán ni lo afirma ni lo niega, pero considera que no está demostrado como hecho histórico y es necesario impulsar el debate entre los negacionistas y los afirmacionistas. Aunque su gobierno sabe de las dificultades de esa iniciativa por la censura a la que son sometidos los que niegan el Holocausto. ¿Es esa una curiosidad del gobierno iraní inocente y meramente de interés científico? Pues no, claro. Hay una intencionalidad política. Según el discurso allí expuesto, una de las consecuencias del Holocausto ha sido la creación del Estado de Israel y, ¿por qué tienen los palestinos y ellos que "pagar el precio" del Holocausto con la presencia israelí en la región? En esta línea, se deduce que si las conclusiones científicas fueran que no ha habido Holocausto –o que ha sido magnificado maliciosamente, como se dejó entrever por el conferenciante- ¿por qué existe Israel? De todas maneras la conclusión para rematar el razonamiento del orador fue que, de cualquier modo, su existencia es un precio excesivo para los países de Oriente Medio, sin importar la existencia del Holocausto. Será cuestión de hacer una colecta para comprar unos libros y enviarlos para que iluminen al gobierno iraní sobre el Holocausto causado por los nazis ¿no?


- Uno de los asistentes tomó la palabra para resaltar lo difícil que es demostrar confianza mutua al tiempo que escuchamos declaraciones sobre borrar Israel del mapa. La respuesta fue que dichas palabras han sido malinterpretadas e interesadamente manejadas “por la prensa sionista”; lo que el presidente de la República Islámica de Irán quiso decir es que hay que borrar las fronteras de los mapas y en lugar de dos estados -Israel y Palestina- debe existir sólo uno donde toda la población -musulmana, judía y católica- viva junta.

Resultó curioso ver cómo, cuando el Viceministro iraní realizaba sus afirmaciones más “provocativas”, por no decir descabelladas, el Sr. Dezcallar y el director del Real Instituto intervenían rápidamente para aclarar que la posición española –y de la Comunidad Internacional- en la cuestión de Israel-Palestina es la de los dos Estados que conviven, que evidentemente consideran el Holocausto un hecho probado, etc. Marcando las distancias.

A pesar de estos detallitos nimios, las conclusiones de los organizadores fueron más tópicos del tipo, “como ha quedado demostrado hay una gran relación entre nuestros países pero hay puntos sobre los que debemos negociar aún mucho”. Mola ¿eh?

Una vez concluido todo, la camisa no me llegaba al cuello y pensé "si dirigentes así participan en la Alianza de Civilizaciones -heredera del Diálogo de Civilizaciones impulsado por Irán- (pdf del ¿proyecto? ¿propuesta? del MAEC) vamos dados".

lunes, octubre 16, 2006

Un austriaco, un inglés y dos alemanes



Podría ser el principio de un chiste pero no lo es. Sobre todo cuando el austriaco es Adolf Hitler.


Estos días he empezado a leer uno de los libros que Ian Kershaw -el inglés, en la foto con la chaqueta verde- ha dedicado a la figura del líder nazi. No se trata de la voluminosa biografía que muchos conoceréis. Es un antecedente, un boceto, de esa otra monumental obra. Aquí el historiador encuadra al dictador en el "sistema" nacionalsocialista -si es que podemos considerar que había algo sistemático en el régimen además de su perversidad-; analiza la dimensión personal y la acción del partido en la consecución del Poder; el modo de desplegar con creciente intensidad los mecanismos de dominación de la Sociedad; y, sobre todo, la subyugación y fascinación por la Idea (la lucha racial para preservar la esencia y grandeza de los arios contra los judíos y el bolchevismo unidos de forma visceral y perturbada en la mente de Hitler y de tantos otros de sus coetáneos).



Mis referencias de Kershaw eran muy buenas por amigos que ya conocían su trabajo y porque él había sido el asesor principal para una serie documental, Nazis: Un Aviso para la Historia, que había tenido la ocasión de ver y que me pareció fabulosa (ese tipo de documental histórico que hacen la BBC o la HBO pero nunca las televisiones españolas). Del libro diré que aún no lo he terminado, pero -de momento- me parece extraordinario. La capacidad para presentar un magma explicativo coherente y contundente demuestran la gran agudeza del investigador y su profundo conocimiento. Además su escritura es limpia y no se esconde en jerga profesional y en el enrevesado mundo de las referencias bibliográficas. No digo más.

La lectura me ha recordado la reciente muerte de Joachin Fest, autor de otra biografía sobre el dictador nazi, y el revuelo alrededor del escritor Günter Grass; los dos alemanes de mi título.












Qué dos hombres tan distintos. Qué actitudes tan diferentes. El uno más modesto, menos ensoberbecido de su propia persona, y el otro, que ha hecho de su adscripción a cualquier causa que pueda ser denominada como "progresista" (¿por qué no se hará seguidor de las causas razonables y no sólo de las causas de un determinado contenido ideológico?) su tarjeta de visita y que se ha autoconferido el rol oficioso de baluarte moral del antinazismo.

Lo acontecido con la aparición de las memorias de Grass proyecta una enorme sombra sobre quien exhortó a otros a hacer lo que él no se atrevió. El pecado no es el hecho –todos podemos cambiar durante nuestra vida y la juventud es época para dejarse llevar por diosas de fuego- sino su ocultación. Todo parece vulgar autopromoción.

No soy original al plantearme si Günter Grass hubiera recibido el premio Nobel de haberse conocido con anterioridad el episodio de su biografía que ha desatado la polémica. Creo intuir la respuesta, pero en todo caso no sería culpa del escritor, mi sospecha simplemente demostraría que la Academia Sueca no premia a los literatos por su talento sino por su ideología.

Volviendo a Grass, quizá las reacciones han sido exageradas, pero es la carga de aquéllos que se reclaman bandera y símbolo de Nobles Causas y viven como Inquisidores a jornada completa; de su arrogancia se espera una rectitud intachable y vehemente. Fest figura menos promocionada y celebrada, siempre reconoció que los valores de la burguesía, aprendidos del ejemplo de su familia durante el advenimiento del nazismo en Alemania, le mantuvieron lejos de la atracción del nazismo.

Vaya paradoja; unos valores que Grass desprecia demuestran ser la mejor vacuna contra el horrible régimen de cuya denuncia ha hecho su Cruzada. Pero, tranquilos, no llegará la reflexión ni al que pela la cebolla ni a los adeptos a su causa. Son impermeables.

A los demás nos basta -o debería- con seguir nuestra vida y nuestros compromisos, no exentos de resbalones y equivocaciones, con dignidad y honestidad.


Para terminar doy los detalles bibliográficos del libro de Kershaw; la edición original en inglés apareció en 1991 en Longman Group Limited (Londres) y fue revisada en el año 2000. En España fue publicado por Biblioteca Nueva (Madrid, 2000, 285 páginas), para más tarde ser reeditado en una colección de Protagonistas del Siglo XX de venta conjunta con el diario ABC (Ediciones Folio, S.A., 2003, 272 páginas), que es la que ahora disfruto.



Actualización a 20 de Octubre: Termino la inmersión en la psicosis hitleriana y nacionalsocialista viendo El Hundimiento (Der Untergang). Tarde, pero -por fin- la he visto. Tremenda película.

Acuerdos y desacuerdos



Rara vez ocurre, pero estoy de acuerdo con unas declaraciones de nuestro Ministro de Exteriores. Hace algo menos de un mes, durante su visita a Nueva York, Miguel Ángel Moratinos apoyó la necesidad de reforma de la ONU.

Me alegra coincidir con nuestro gobierno y poder darle la razón. La Organización se tiene que adaptar a los nuevos tiempos -resumido para los que no se han enterado aún que en España son legión: la Guerra Fría concluyo y el bloque comunista perdió; luego vino la Globalización y el 11 de Septiembre de 2001 y más cosas- y dotarse de capacidades acordes a los retos actuales.

Para sorpresa de algunos, no es la primera vez que me pasa, también coincidí con el Ministro en la necesidad de reformar el servicio diplomático español. Lo necesitamos. Mucho y cuanto antes. Luego me entero de cómo es el proyecto para la reforma, me echo a temblar y se acaba el acuerdo con el Ministro.

Me temo que algo parecido puede pasar con la idea de Reforma de Naciones Unidas que puedan tener el Ministerio de Exteriores. El tiempo dirá. Mi voto de confianza para el sustituto de Kofi Annan en la Secretaría General. Tarea tiene.



Puestos a proponer una vía de reforma se podría hacer una especie de "carné por puntos". Me explico; cada país podría proponer y participar en las reuniones y deliberaciones de los proyectos de la Organización en la medida en que tuviese aportaciones relevantes que realizar. Por ejemplo, Cuba nunca podría dirigir la Comisión de Prensa, ni Libia la de Derechos Humanos, ni otros dislates por el estilo. Si no respetan esos principios en su territorio parece lógico concluir que no tienen nada que aportar/enseñar a los demás. Sólo países que cumpliesen en cada materia podrían dirigir y ser miembros de cada comisión.

Por otra parte, en el órgano plenario, la Asamblea General, el voto se podría ponderar de acuerdo a criterios diversos. Una mejora de las condiciones de un país aumentaría su importancia en las Naciones Unidas y con ello su capacidad de participación y maniobra.

¿Cómo determinar qué países pueden intervenir en qué grupos de trabajo? Fácil. Tomando los índices que la ONU y otras organizaciones internacionales usan para medir el desarrollo, el respeto a las libertades, etc. (por ejemplo el Índice de Desarrollo Humano). En fin, simplemente es un esbozo de idea, "los puntos ONU".

Y para terminar, cambio de asunto con dos notas pasadas que he visto escasamente reseñadas en los medios de "progreso" y en la prensa en general:

1º- Moratinos admite que España podría haber sido escala de vuelos de la CIA

Supongo que a los que gritan y lucen pancartas en favor de Derechos Humanos y contra la política de Estados Unidos ahora ya no les importa ¿no? Todos calladitos ¿verdad? Realmente encomiables, sí señor, y para nada sectarios.

2º- Amnistía Internacional pide que se investiguen los crímenes de guerra de Hizbolá. Por supuesto, todos han puesto la mirada en una de las partes pero no en la otra.

Vamos, asimetría informativa de la buena.

sábado, octubre 07, 2006

Mis deberes: Un recordatorio para mi mismo

El post Irak, la filosofia de la historia y nosotros del siempre luminoso Juan Pedro Quiñonero -esta vez vía Una temporada en el Infierno- me ha recordado que me comprometí a escribir sobre los neoconservadores. Va ser largo así que lo iré subiendo por entregas -creo-; quizá a partir de la semana que viene haya novedades.

También recuerdo que tengo que escribir sobre el papel regional de Irán y sobre Alatriste y el cine español. Paciencia, todo llegará.

Lo dejo escrito para que conste, no me olvido.

Pero, por si fuera poco, además tengo que darle forma a algo que estoy pensando sobre El Ala Oeste de la Casa Blanca.

martes, octubre 03, 2006

Medios de comunicación y sociedad

En el post anterior he escrito que los medios de comunicación de izquierda son los detentadores del pensamiento único y para abundar en esta idea traigo a colación una gran verdad que apuntaba Tulio Demicheli en un largo -y discutible- artículo de opinión. Reproduzco los párrafos más interesantes:

"La derecha es muy plural, culturalemnte fragmentaria y su opinión pública se canaliza a través de diversas cabeceras: ABC, La Vanguardía, El Mundo, El Norte de Castilla, La Razon, El Correo... Los grandes consorcios audiovisuales en que participa, como Antena 3 y Telecinco, o las nuevas plataformas digitales, se distinguen por su neutralidad ideológica, pues son empresas mercantiles muy competitivas que se atienen sólo a razones de audiencia y nunca la violentan.

En cambio, la izquierda es culturalmente uniforme y su opinion pública busca sustento en
El País, ahora La Cuatro y, sobre todo, en la cadena SER, así como en la radiotelevisión autonómica y estatal cuando gobierna. Pero la izquierda, además, considera doctrinalmente que la cultura es estratégica para abonar sus fines. Justamente éste -el de la cultura popular, sus modas y gustos- constituye un ámbito de influencia al que la derecha parece haber renunciado desde 1975, ya no se entiende bien por qué razones.

Aboguemos por el diablo. El
grupo Prisa no sólo ha sido una aventura empresarial extraordinaria, sino el aparato de reproducción ideológica del movimiento socialista, hasta ahora la garantía de su uniformidad y prevalencia. Por una parte, Santillana, su potente sello escolar, que fue hegemónico en la enseñanaza pública al menos durante 16 años, ha instruido a la generación que hoy deambula por la treintena -asegurándose cierta sensibilidad social, moral y estética-. A su lado, editoriales de bandera como Alfaguara y Taurus invisten prestigio intelectual y literario bajo la cobertura de El País, aunque no sean hegemónicas.

El diario, además de haber generado opinión que luego la SER amplifica, marcó y aún marca tendencias al orientar, digamos, una manera de ver y de vivir la vida: sexualidad, educación, deporte, ocio, turismo... de la decoración a la restauración pasando por el vestir y la cosmética. Es decir, la izquierda colorea nuestra vida cotidiana y también, la imaginaria: los gustos literarios, musicales (radios y discográficas) y los cinematográficos, teatrales y televisivos, importando, produciendo y surtiendo durante años no sólo a las salas de exhibición, sino a la televisión pública y ahora, como es natural, a sus propias televisoras. Todo un entorno de vida, su influencia ciertamente excede mucho a su electorado natural y ha sido vehículo de intervención política, minando al PP con el goteo continuado de una literatura, un cine, un teatro, una música popular y unas ofertas de televisión que deforman su imagen en lo hondo de la caverna platónica. Ha sabido modular los gustos y modas del mercado procurándose una brillante cuenta de resultados: aún vivimos al gusto Prisa. Y es negocio.

(...) Quien domina la cultura popular está presente incluso cuando no está, porque ésta revitaliza su carisma" (Una Asignatura pendiente del PP, ABC, 24 de septiembre de 2006, página 60)


P.S.: Si alguien encuentra este artículo colgado por internet le agradecería que me envie el enlace, que servidor no ha sabido encontrarlo. Gracias.

Addenda: Muy buena reflexión sobre este asunto en BilbaoPundit

Medios de comunicación, periodistas y cuerpos extraños

De vez en cuando las noticias se agolpan. En otros momentos, simplemente las dejo pasar. Y también ocurre que tras una primera lectura "olvido" una información para repasarla más adelante. Es una forma de ver si la sensaciones iniciales tienen durabilidad, si los pronósticos y expectativas se han cumplido y sirve para comprobar si alguien opinaba con algún conocimiento de causa o si hablaba por hablar, etc.

En fin, hay múltiples motivos al margen de las ocupaciones cotidianas para desentenderse un poco de la actualidad... y, además, a toro pasado puedo hacer un pupurri a mi gusto.

Entremos en materia hoy dedicados a: Medios de comunicación, periodistas y cuerpos extraños que circulan en la blogosfera

Que los medios de comunicación en España están fatal no es algo nuevo.
A la derecha tenemos la batalla ABC-Mundo/COPE, que hoy mismo ha tenido un nuevo portagonista en Alfonso Ussía. Sobre el fondo de la pugna, dos comentarios de Carlos López tan interesantes como suelen, uno dedicado a FJL y otro sobre la conspiranoia que nos asola). Por nuestra izquierda tenemos la omnisapiencia de los medios de "progreso", detentadores del pensamiento único. Su número se ha visto incrementado con la aparición de la tele del PSOE. ¿Más madera es la guerra?


Parece que una colaboradora de la cosa es Angels Barceló. Y decían que en Tele5 no se le veía el plumero, que era toda objetividad y buen periodismo. Sólo hay que pensar en cómo se menta a los periodistas que se adscriben al PP para ver el doble rasero.

En el apartado de humor en la blogosfera me animo a recomendar un nuevo blog. Si la bilis no se revuelve mucho con las lecciones de democracia que el autor se atreve a dictar, la risa está garantizada. Seguro que este otro tiene menos gracia. Qué lástima.

Aprovecho también para llamar la atención sobre la espeluznante entrevista que le hizo Iñaki Gabilondo a Mariano Rajoy. Periodismo de contacto ¿eh? La objetividad y el rigor enviados al retrete en un intento de acorralar a Rajoy para que dijese lo que Iñaki quería oír. Joder, dicen que éste es un hombre mesurado y no Jiménez Losantos; la verdad, no sé en qué se basan para afirmar tal cosa. Al ejemplo me remito.


Y de repente otro con fama de moderado se descuelga con esto: "A Federico Jiménez Losantos lo subiría a los altares, muy alto, y luego pondría una bomba en esos altares". Luis del Olmo, dixit. Más tarde se arrepintió, pero el poso de la hiel queda.